La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal de origen chino asentada en España que se dedicaba profesionalmente a realizar secuestros, extorsiones y amenazas entre ciudadanos chinos, entre ellos uno en Illescas (Toledo). Eran muy violentos y utilizaban armas de fuego en sus acciones criminales, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Además, concedían préstamos usurarios a sus compatriotas, obteniendo unos 500 euros al día como beneficio de los intereses de los mismos. En algunas ocasiones y a pesar de haber satisfecho la deuda, las víctimas con gran poder adquisitivo eran objeto de amenazas y se les seguía exigiendo más dinero, llegando en algunos casos a perder sus negocios, de los que la red disponía para su explotación y venta.

El grupo presentaba una gran movilidad, desplazándose por todo el territorio Nacional, siendo también 'subcontratados' para el cobro violento de deudas a otros compatriotas. La 'Banda del Sol' llegaba a embolsarse hasta un 50 por ciento de las deudas cobradas. También se ha observado que esta red mantenía disputas con otras organizaciones criminales por el control territorial, principalmente en la comunidad de Madrid.

Las investigaciones, llevadas a cabo por parte del Grupo de Riesgos Emergentes perteneciente a la Unidad Central Especial número 2, del Servicio de Información, surgieron a raíz de la detención de tres miembros de este clan que mantenían secuestrado a un ciudadano chino en la localidad de Illescas (Toledo). '

Hermanos mayores' Y '

Hermanos menores'

El grupo tenía su base de operaciones en dos chales ubicados en Getafe, donde se mantenían reuniones encaminadas a coordinar y expandir toda su actividad criminal. El líder de la organización criminal contaba con numerosos antecedentes, y depositaba su confianza en cuatro 'hermanos mayores' con funciones muy específicas. Por debajo de éstos, estructuraban la organización alrededor de 20 'hermanos menores', la mayoría de ellos muy jóvenes, entre 18 y 25 años, siendo alguno de ellos de familias acomodadas.

Por parte de la Guardia civil se habían observado contactos con otros grupos criminales menores que se habían ofrecido para la ejecución, llegado el caso, de la víctima. Por el momento se ha procedido al registro de tres domicilios en Madrid y Getafe, procediéndose a la detención de varias personas.

Durante los registros la Guardia Civil se ha incautado de dos armas de fuego cortas (pistolas), armas blancas y diverso material. Además se han encontrado sustancias estupefacientes y balanzas de precisión. A los detenidos se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, secuestro, extorsión y amenazas principalmente. La operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción nº 5 de Fuenlabrada (Madrid), está en pleno curso y se prevén más registros y detenciones.

Consulta aquí más noticias de Toledo.