El secretario general del sindicato STEI-i, Biel Caldentey, ha asegurado hoy que los sindicatos y la Asamblea de Docentes tienen una "voluntad negociadora" de llegar a un acuerdo con el Govern y poder desconvocar la huelga en el sector de la educación, si bien ha insistido en la reclamación de que la aplicación del Tratamiento Integral de Lenguas (TIL) sea voluntaria en este curso 2013-2104.

En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, Caldentey ha reconocido que la situación es "complicada" después de que anoche, en la cuarta ronda de contactos, no se llegara a ningún acuerdo con la Conselleria de Educación para poner fin a una huelga indefinida que ya vive su tercera semana.

De este modo, el líder sindical ha remarcado que "en los puntos esenciales de la negociación no hay acuerdo", y ha recordado que los 100.000 manifestantes del pasado domingo, que representan a un 10% de la población de la isla, acudieron "con una idea muy clara de apoyo a la educación, pero no a la imposición".

En este sentido, Caldentey ha apuntado que los sindicatos y la Asamblea de Docentes "han flexibilizando su posición, al haber pasado de NO al TIL y de pedir su derogación, a que ahora reclamemos que sea de aplicación voluntaria en el curso 2013-2014, algo que tampoco es aceptado por parte de la Conselleria de Educación", ha lamentado.

Asimismo, ha apuntado que también reclaman que todas las medidas que se puedan acordar en la negociación abierta, dispongan de unas partidas presupuestaria en 2014, lo que representaría, ha dicho, "una garantía de que se van a implementar medidas de ratios, sustituciones del profesorado, aumento de profesorado, etc."

"Ahora el Govern ofrece un aumento de plantilla de unas 100 personas para enseñar el inglés, cuando en los dos últimos cursos en Baleares hemos sufrido un recorte de personal de 1.000 docentes, con lo cual tendríamos unos 900 menos todavía", ha argumentado en este sentido.

"Tenemos voluntad negociadora, pero nos encontramos que el gobierno autonómico no ha hecho una lectura adecuada con respecto a que es una movilización social, en el sentido de que no se trata de una huelga estrictamente laboral, sino que hay un todo un apoyo social de padres, madres y de un segmento importante de la sociedad que está rechazando el modo de actuar del Ejecutivo autonómico", ha señalado el responsable del STEI-i en relación a la postura adoptada por la Administración en este conflicto laboral.

Preguntado por las críticas que apuntan a que los huelguistas "están auspiciada por cierto movimiento pantacatalanista", Caldentey ha sido tajante al señalar que "más de 100.000 ciudadanos no se deban manipular por nadie", al tiempo que ha recordado que se trata de un huelga con un origen laboral, motivada "por el desprecio de las decisiones que tomaron los centros escolares de centros".

En este sentido, ha admitido que defienden un modelo lingüístico, pero que, según ha precisado, "no es un modelo de inmersión lingüíca, sino que se basa en un decreto de mínimos que permite que los consejos escolares, a partir de un mínimo de enseñanza del 50% en catalán, puedan ir avanzando hasta el cien por cien".

Ello permite, según ha indicado, que haya centros públicos que han ido avanzando hasta este cien por cien, pero siempre con el refrendo de la comunidad escolar de cada colegio y otros centros que sólo están en el 50%, lo que hace que en el sistema educativo hay una pluralidad, ha apostillado.