Eva Longoria
La actriz Eva Longoria, con un vestido de Versace en los "Annual Hispanic Heritage Awards". HARPER'S BAZAAR

Apellidos como López o Rodríguez son cada vez más habituales en los títulos de crédito de los programas de televisión en inglés en EEUU donde la presencia hispana ha dejado de ser secundaria para hacerse notar como protagonista delante y detrás de las cámaras.

Este cambio es un reflejo del incremento del peso demográfico del latino en el país, más de 50 millones de personas que no solo gustan de consumir productos de entretenimiento sino que, además, lo hacen en familia.

Un creciente mercado que ha puesto a los estudios y las cadenas de televisión tras la fórmula que consiga captar la atención de los hispanos y ha generado un auge de las estrellas latinas.

Los López, como Mario, George y Jennifer, antes como actriz y ahora como productora y jurado de concursos musicales, son frecuentes devoradores de audiencia, lo mismo que Sofía Vergara, cuyo desparpajo en la telecomedia de moda Modern Family le ha valido cuatro nominaciones como mejor actriz de reparto en los Emmy.

Edward James Olmos, Héctor Elizondo, Cheech Marín, Jimmy Smits, Esai Morales, John Leguizamo o Benjamin Bratt son algunos de los nombres de quienes vivieron en su piel la transición de la influencia latina en la televisión en las últimas tres décadas del siglo XX, y allanaron el camino para quienes vinieron después.

"Hay muchos factores detrás de este progreso", comentó el conocido guionista y comediante Rick Nájera, que recientemente publicó su libro biográfico "Almost White: Forced Confessions of a Latino in Hollywood, y que destacó como clave lo que llamó "los latinos que no se ven" que trabajan "detrás de la pantalla".

Nájera es uno de los artífices de ese cambio en la sombra, como creador de contenidos que exploren los personajes hispanos más allá de los estereotipos anglosajones.

Eva Longoria y sus criadas

Otro caso es el de la texana Eva Longoria que en tan solo 13 años pasó de ser una asistente de vuelo en Beverly Hills, 90210 a una residente de ese famoso barrio en Mujeres desesperadas hasta convertirse en productora ejecutiva de series.

Su último proyecto, Criadas y malvadas (Devious Maids) se centró en la vida de cinco latinas que aspiran a todo mientras limpian la casa de los millonarios de, precisamente, Beverly Hills.

Judy Reyes, Roselyn Sánchez, Ana Ortíz, Dania Ramírez y Edy Ganem encabezan Devious Maids que fue renovada por una segunda temporada tras su estreno este año, no sin polémica.

'Devious Maids' fue acusada de ofrecer una pobre imagen de la mujer latina, como empleada del servicio

+La serie fue acusada de ofrecer una pobre imagen de la mujer latina por encasillarla como empleada del servicio doméstico.

Pero Longoria y su equipo defendieron la historia que hay detrás de los personajes que desempeñan una tarea que hacen muchas hispanas en EEUU, algo que defendió la National Hispanic Media Coalition.

"Creemos que Devious Maids no muestra a los latinos de forma negativa... vemos trabajos para latinos detrás y delante de las cámaras", dijo la vicepresidenta de la organización, Inez González.

Nájera consideró que el problema radicó en que fue una versión de una telenovela mexicana donde tanto ricos y pobres eran latinos. Al llevar el concepto a Beverly Hills, resultó que las asistentas eran hispanas y los millonarios blancos, lo que produjo esa vinculación de clase social y raza.

Longoria producirá próximamente para ABC otra adaptación de culebrón latinoamericano, la serie colombiana Pura Sangre que se llamará Trust y se centrará en un abogado en Miami.

Algo similar hizo con gran acogida Salma Hayek cuando convirtió la telenovela Betty la fea en el éxito Ugly Betty que catapultó a la fama a América Ferrera.

Esa actriz es uno de los exponentes de la generación de Wilmer Valderrama, Jessica Alba y Cote de Pablo, quien recientemente anunció su salida de NCIS para sorpresa de los fans, y que sigue a la de Adam Rodríguez y Cristián de la Fuente.

Jennifer Lopez y sus proyectos

Jennifer Lopez, por su parte, ejerció este año de productora ejecutiva en The Fosters, un drama sobre una familia multiétnica con el joven Jake T. Austin, de raíces latinoamericanas, y Cierra Ramírez entre sus protagonistas.

Ramírez es uno de los nuevos talentos que vienen pidiendo sitio, algunos ya convertidos en estrellas como Selena Gómez, Demi Lovato, Naya Rivera, Moisés Arias y el ya adolescente Rico Rodríguez, de Modern Family.

Nuevos canales como el El Rey Network que debutará en diciembre con el objetivo de captar principalmente el interés de la audiencia hispana contribuirá a que la demanda de artistas latinos continúe incrementándose en el país.

Detrás de ese proyecto está otro Rodríguez, el cineasta Robert Rodríguez (Machete).