El PSOE de Almería ha considerado que el exalcalde de Cantoria y actual concejal en equipo de gobierno, Pedro Llamas, ha llegado "a la desvergüenza absoluta" y le ha acusado de "aferrarse al sillón todo el tiempo que pueda" después de que se haya negado en el transcurso de un pleno extraordinario celebrado exprofeso a entregar su acta de edil pese a su inhabilitación en firme durante 23 meses por falsedad documental y omisión del deber de perseguir delitos.

En un comunicado, el portavoz del grupo municipal socialista, Pedro Lizarte, ha indicado que Llamas se sigue "riendo de la justicia y de los vecinos de Cantoria asegurando que seguirá como conceja" hasta que el Tribunal Supremo, ante el que ha pedido la nulidad del procedimiento, "se lo permita". "No es de extrañar que quiera ser concejal sea como sea cuando cobra 3.568 euros al mes, con dos pagas extraordinarias, lo que le lleva a ganar casi 50.000 euros al año", ha apuntillado.

Para el PSOE, el "colmo" de la sesión plenaria fue la "constatación" de que el resto de concejales del PP "actúan como sus marionetas, especialmente el actual alcalde, Gaspar Masegosa". "Después de la celebración plenaria, Llamas se fue directamente al despacho de alcalde, demostrando que no solo sigue cobrando como tal sino que sigue ejerciendo ese cargo y que su renuncia no fue más que una maniobra con la que tratar de aparentar una dignidad que ni tiene ni se le espera a estas alturas", ha criticado.

En ese sentido, Lizarte ha asegurado que Llamas "se está creciendo ante esta situación y se cree el amo y señor de Cantoria con el beneplácito del PP provincial" mientras que, a su juicio, "intenta engañar a la gente haciéndoles creer que somos los socialistas los que le estamos condenando".

"La realidad es bien distinta ya que ha sido la justicia de este país, de la que se está cachondeando, la que le ha condenado a una pena de 24 meses de cárcel y de 23 de inhabilitación para empleo o cargo público por falsedad documental y omisión del deber de perseguir delitos", ha remarcado.

Los socialistas, que según ha trasladado "tuvieron que sufrir descalificaciones por parte de Llamas tanto hacia ellos como hacia anteriores representantes en la Corporación", reclamaron al ex regidor que renunciara de manera voluntaria a su cargo en el plazo de 10 días o que, de lo contrario, fuera el propio pleno el que declarara la incompatibilidad de su situación y dejara vacante su concejalía.

Lizarte defendió durante el pleno que la sentencia, en cuanto a la inhabilitación recoge textualmente que Llamas no puede ostentar ningún cargo dentro del gobierno municipal, ya sea el de alcalde, teniente alcalde, concejal o cualquier otro de naturaleza electica y ámbito local que implique una participación en el gobierno municipal, entendiendo el ámbito de actuación en el que el delito fue cometido.

Consulta aquí más noticias de Almería.