La dirección de la Federación Socialista Asturiana (FSA) se ha referido este viernes a la evolución de la situación judicial y política del ayuntamiento de Cudillero y ha informado su intención de propiciar la constitución de una comisión gestora.

Al mismo tiempo, los socialistas solicitan al Gobierno del Principado de Asturias que haga uso del precepto legal pertinente e inste al Consejo de Ministros a disolver la corporación municipal para convocar elecciones a la mayor urgencia posible.

El pasado martes el Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias (TSJA) declaró no ajustado a Derecho el Acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Cudillero (Asturias) de 23 de agosto de 2013 por el que se procedió a la elección y proclamación como alcalde del socialista Luis Fernández Garay y anulaba por tercera vez el nombramiento del alcalde.

Este viernes la FSA, a través de un comunicado, ha considerado que la situación de Cudillero "es excepcional desde hace meses" y ha indicado que cuando faltan 21 meses para las próximas elecciones "urge ofrecer una solución que acabe con las incertidumbres y asegure la estabilidad".

"Prolongar la coyuntura actual se traduciría en desgobierno, y quienes sufren sus peores consecuencias son los ciudadanos", destaca el PSOE, que ha indicado que su grupo "nunca ha pretendido judicializar el funcionamiento institucional del ayuntamiento".

En este sentido manifiestan los socialistas que la renuncia a recurrir la última decisión del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) acredita este planteamiento y añaden que han sido otras organizaciones políticas las que han transitado ese camino, a fuerza de una sucesión de recursos, "una opción plenamente legítima, pero de cuyas consecuencias no se puede responsabilizar a la Federación Socialista".

Desde la FSA se indica además que la estabilidad, y con ella la gobernabilidad, son requisitos para el funcionamiento de las instituciones democráticas, y en este caso, la estabilidad depende de la composición de la corporación municipal que, a su vez, es el resultado de la expresión democrática de los ciudadanos.

"Cualquier opción que no tenga en cuenta la representación que corresponde a cada fuerza política corre el serio riesgo de ser una salida falsa, que más temprano que tarde desembocará en la inestabilidad. En ningún caso una designación para formar un gobierno municipal dirigido por una de las minorías políticas cumpliría el principio democrático ni garantizaría la estabilidad", destacan desde el PSOE.

Consideran además que esa estabilidad tampoco se aseguraría si el grupo mayoritario presentase una moción de censura contra ese posible gobierno en minoría.

Consulta aquí más noticias de Asturias.