Dilma Rousseff cancela su visita a EE UU insatisfecha con las explicaciones sobre espionaje

  • La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ha decidido "postergar" la visita de Estado que tenía prevista a Estados Unidos en octubre.
  • La decisión se ha tomado debido al espionaje efectuado por agencias estadounidenses a la mandataria, a empresas y ciudadanos brasileños.
  • Brasil negocia con Rusia una reunión con Edward Snowden, quien filtró los documentos sobre el espionaje del que habría sido objeto la presidenta de Brasil.
La mandataria de Brasil, Dilma Rousseff (c), con el presidente mundial de Audi AG, Rupert Stadler (i), y la ministra de la Casa Civil, Gleisi Hoffmann, en el Palácio de Planalto en Brasilia.
La mandataria de Brasil, Dilma Rousseff (c), con el presidente mundial de Audi AG, Rupert Stadler (i), y la ministra de la Casa Civil, Gleisi Hoffmann, en el Palácio de Planalto en Brasilia.
STUCKERT / EFE

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ha decidido "postergar" la visita de Estado que tenía prevista a Estados Unidos en octubre, debido a las denuncias de que ha sido víctima del espionaje estadounidense, informaron este martes fuentes oficiales.

La decisión fue anunciada en una nota oficial divulgada por la Presidencia brasileña, en la que se explica que fue tomada de acuerdo con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y se dice claramente que se debe al espionaje efectuado por agencias estadounidenses a la mandataria, a empresas y ciudadanos brasileños.

"Las prácticas ilegales de interceptación de las comunicaciones y datos de ciudadanos, empresas y miembros del Gobierno brasileño constituyen un hecho grave, que atenta contra la soberanía nacional y los derechos individuales, y es incompatible con la convivencia democrática entre países amigos", afirma el comunicado.

"Teniendo en cuenta la proximidad de la programada visita de Estado a Washington —y en ausencia de una investigación de lo ocurrido, con las correspondientes explicaciones y compromiso de cesar la interceptación— no están dadas las condiciones para la realización de la visita", indica la nota.

Agrega que, "de esa forma, los dos presidentes decidieron postergar la visita de Estado, pues sus resultados no deben quedar condicionados a un tema cuya solución satisfactoria para Brasil aún no fue alcanzada".

Dice además que "el Gobierno brasileño confía en que, una vez resuelta esta cuestión de manera adecuada, la visita de Estado ocurra en el más breve plazo posible, impulsando la construcción de la sociedad estratégica (con EEUU) a escalones aún más altos".

El anuncio oficial sobre la cancelación de la visita fue hecho un día después de una conversación telefónica entre Dilma Rousseff y el presidente Obama.

La conversación duró unos veinte minutos y fue calificada de "cordial" por portavoces de la Presidencia brasileña, aunque no se informó sobre su contenido.

Los documentos sobre el espionaje del que habría sido objeto la presidenta brasileña fueron filtrados por el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (ASN) y extécnico de la CIA Edward Snowden, asilado temporalmente en Rusia.

Por otra parte, los principales líderes opositores en Brasil calificaron como una "jugada electoral" la decisión de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, de postergar la visita que tenía previsto hacer a Estados Unidos.

"Se renuncia nuevamente a la defensa de los verdaderos intereses de Brasil para privilegiar una acción de promoción electoral", dijo el senador Aecio Neves en una nota divulgada por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

"Todos ya demostramos nuestra indignación en relación a lo ocurrido, a ese espionaje. Es inadmisible. Pero en nuestra opinión, sería más adecuado que la presidenta le dijese eso objetiva y claramente al presidente estadounidense (en la visita) y que aprovechase el viaje no sólo para superar ese asunto, sino para defender nuestros intereses económicos", agregó el líder opositor.

"Apoyamos una reacción fuerte de repudio al espionaje, pero en el contexto en que fue tomada la decisión quedó claro que hubo un conflicto entre diplomacia e intereses electorales. Lo que se quiere es movilizar los sentimientos de patriotismo en Brasil para fines electorales", afirmó el senador Aloysio Nunes, también del PSDB.

Estados Unidos no lo ha desmentido

Hasta ahora, al menos públicamente, Estados Unidos no ha desmentido los documentos, que sostienen que agentes de inteligencia vigilaban —o aún vigilan— las comunicaciones de Rousseff con la mayoría de sus colaboradores más cercanos.

Otros documentos secretos entregados por Snowden al periodista estadounidense Glenn Greenwald, columnista del diario británico The Guardian que reside en Río de Janeiro, sugieren que Estados Unidos también ha espiado a la petrolera estatal brasileña Petrobras.

Debido a las primeras denuncias sobre espionaje y su incidencia en el mundo, Brasil y sus socios del Mercosur ya habían denunciado el caso ante las Naciones Unidas y exigido la adopción de normas globales que protejan la seguridad de los ciudadanos.

Sin embargo, los documentos sobre el espionaje a la mandataria acrecentaron el malestar y llevaron a cancelar la que habría sido la primera visita de Estado a Washington de un presidente de Brasil desde 1995, cuando Fernando Henrique Cardoso fue recibido con esos honores por el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton.

La nueva embajadora de Estados Unidos en Brasil, Liliana Ayalde, quien llegó al país este lunes, ha sido convocada por el Ministerio de Relaciones Exteriores para ser informada directamente sobre la decisión de Rousseff, explicaron fuentes oficiales.

Brasil pide a Rusia una reunión con Snowden

El embajador de Rusia en Brasilia, Sergey Okopov, se comprometió este martes a intermediar en un posible encuentro del exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, siglas en inglés) de EEUU Edward Snowden con parlamentarios brasileños que investigan las acciones de espionaje en Brasil, informaron fuentes oficiales.

Okopov le garantizó a la comisión del Congreso de Brasil con la que se reunió este martes que consultará con las autoridades de su país sobre la posibilidad de que los parlamentarios puedan interrogar a Snowden, que está asilado en Rusia.

El diplomático, sin embargo, aclaró que cualquier reunión está condicionada a la aprobación tanto del gobierno de Rusia como del propio Snowden y a que el encuentro no viole las normas que garantizan el asilo del estadounidense en Moscú, explicó el diputado Iván Valente, en declaraciones a periodistas.

De acuerdo con Valente, diputado por el opositor Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y uno de los integrantes de la comisión, Okopov dio un plazo de al menos una semana para recibir una respuesta del gobierno de Rusia.

El diplomático ruso, según la versión del parlamentario brasileño, considera que Snowden estaría interesado en colaborar con el Congreso brasileño incluso porque "cuanto más sepa el mundo de su situación, más seguro se sentirá".

La Cámara de Diputados de Brasil aprobó la semana pasada el viaje a Moscú de una comisión integrada por al menos seis legisladores para que interrogue a Snowden sobre las actividades de espionaje de ese organismo a ciudadanos y empresas brasileñas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento