Ricarco Melchior se ha despedido este lunes de la presidencia del Cabildo de Tenerife, tras 14 años al frente de la corporación, dando el relevo a su vicepresidente económico, Carlos Alonso, y dejando claro que tiene "fuelle" y no deja la política.

En un pleno extraordinario celebrado en el Salón Noble del Cabildo y que ha contado con la presencia, entre otros, del presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, el del Parlamento, Antonio Castro, la diputada nacional Ana Oramas, y muchos alcaldes de la isla, ha recordado que llegar a la presidencia del Cabildo, en 1999, fue uno de los momentos más "extraordinarios" de su vida, porque se ponía al frente de una corporación insular "apreciada y respetada".

Llegó al Cabildo en 1987 de la mano de Adán Martín, a quien ha agradecido sus "consejos y confianza", y ha descrito su etapa como "muy satisfactoria" al tiempo que se ha confesado "muy orgulloso" de la labor de los trabajadores y la apuesta por el "consenso" de la institución.

"La clave del método es la proximidad a las necesidades de los tinerfeños y el diálogo con agentes políticos, económicos y sociales", ha señalado.

Según Melchior, que se ha emocionado en algunos momentos de la sesión, la búsqueda de consenso ha guiado su mandato porque es una muestra de "compromiso" del Cabildo hacia los tinerfeños, más aún ante la "dureza" de la situación actual.

Además, ha dicho que se comprometió en las elecciones de 2011 a no agotar su mandato, y aunque es una decisión "poco habitual", cree que es lo más "conveniente" a largo plazo para la institución y para Tenerife.

Sobre Alonso, ha destacado que es "joven" y tiene una "enorme preparación" para diseñar de forma "estratégica" el futuro de la isla. "Tiene tenacidad y coraje intelectual, y un amor profundo a esta tierra y su gente", ha comentado.

Además, ha dicho que la sociedad exige "cambios" y un compromiso "nítido" con los jóvenes, y ha apelado a las organizaciones a hacer una "reflexión profunda" para impulsar la regeneración y revitalización de la política.

Melchior ha agradecido a los tinerfeños su respaldo electoral y al vicepresidente, Aurelio Abreu (PSOE), el "buen funcionamiento" del pacto de gobierno.

Este, por su parte, ha subrayado que el Cabildo "cierra una etapa y abre otra", aunque ha reconocido el "avance" que ha mostrado la isla bajo el mandato de Melchior. "Ha tenido constancia, y no siempre hemos estado de acuerdo porque los socialistas hemos hechos oposiciones duras pero leales", ha indicado.

Ha dicho que PSOE y CC tienen un pacto cuya "prioridad" son las personas, y ha puesto como ejemplo el "empuje" que han tenido los proyectos de los hospitales comarcales gracias a la acción del Cabildo.

Un único gobierno

Asimismo, ha remarcado el esfuerzo "colosal" por ampliar becas para alumnos de la Universidad de La Laguna (ULL) y el sentido "municipalista" del equipo de gobierno. "Hoy ponemos punto y aparte en la historia de la institución, pero heredamos su sabiduría y saber estar para hacer de Tenerife una isla más justa y solidaria", ha comentado.

Sobre el futuro a corto plazo, ha destacado que la ilusión y las ganas siguen "intactas" porque ambos partidos forman un "único gobierno", y ha señalado que los socialistas se mantendrán "leales" y ajenos a las especulaciones de mociones de censura.

"El reto son los ciudadanos, superar la crisis sin dejar a nadie atrás, creando empleo y que se diversifique la economía, y Carlos Alonso ha hecho trabajo extraordinario en turismo. Somos un equipo, sin personalismos, que resuelve las disensiones y trabaja codo con codo", ha señalado.

Por el Grupo Popular, su presidente, Antonio Alarcó, ha definido la sesión plenaria como "peculiar" porque ningún presidente había dejado "voluntariamente" la presidencia.

Ha dicho que dedicarse a lo público es algo "muy noble", ha mostrado "consideración y respeto" a Melchior, y ha incidido en que cuando se conluye una etapa hay que hacerlo "de forma serena" y "sin esperar nada a cambio".

Alarcó ha ofrecido "consenso y diálogo" al nuevo presidente porque la sociedad demanda una política "sensata y pegada a la calle", y ha puesto como ejemplo las mociones institucionales aprobadas por unanimidad más los presupuestos de 2013.

"Los cabildos son instituciones singulares y exclusivas en España, y el de Tenerife es un ejemplo por la eficiencia de sus trabajadores. Le agradecemos a Ricardo Melchior su trabajo y el esfuerzo, y el PP mantiene su compromiso público y disposición a sumar", ha comentado.

La portavoz del Grupo Nacionalista, Cristina Valido, ha destacado que la despedida de Melchior es un "hito" para la política tinerfeña, y le ha agradecido su "entrega total y absoluta" al Cabildo, porque sin esas cualidades, ha comentado, "la isla sería muy diferente".

TENACIDAD

"Su tesoro más preciado es la tenacidad, y la herramienta más eficaz. Ha emprendido muchas batallas y siempre se levantó tras quebrarse en mil pedacitos. Con él, la palabra imposible no existe, y deja una huella imborrable", ha señalado.

Lo ha descrito como uno de los hombres "más grandes" de la historia de Tenerife, y ha valorado su "pelea" para que el "mejor" —Carlos Alonso— dirija la isla "que adora".

Con Alonso, ha comentado, se inicia la "renovación" solicitada por la sociedad y en un contexto "de gran exigencia" en el que hay que "ganar" el futuro "sin mediocridad" y "sin miedo" a exigir ya que "los jefes están en la calle".

"El nuevo presidente tiene experiencia, pasión, humildad y formación. No le han regalado nada y tiene solvencia para actuar ante las dificultades, con un discurso de peso y no de marketing vacío. La UE va a ser un aliado de lujo de la isla", ha apuntado.

Por su parte, el nuevo presidente, Carlos Alonso, ha insistido en que su primer empeño será "ser persona", siguiendo la tradición de otros presidentes de la corporación, y ha mostrado su "compromiso" para que el Cabildo siga "volcado" en el desarrollo de Tenerife.

"Creo en las personas que hacen que las cosas sucedan, que ayudan a que el tiempo se detenga un instante para buscar otra senda y que finalmente ocurra", ha explicado.

Alonso ha reconocido que el empleo será la "prioridad" de su mandato, sobre todo para las personas que más tiempo llevan en situación de desempleo. Por ello, ha apuntado que el Cabildo debe seguir como "motor" del desarrollo económico de Tenerife, y en esa línea, ha anunciado la puesta en marcha de un plan de inversiones en cooperación con los municipios.

El empleo,

Una prioridad

"Este objetivo ha sido marca de la casa, marca de Ricardo Melchior, especialmente preocupado por la atención a las personas y porque todos tuvieran oportunidades disponibles para su desarrollo personal", ha indicado.

Ha comentado que el desarrollo de la isla ha quedado "fraguado" en la labor de sus expresidentes —Ricardo Melchior, Adán Martín, José Segura, Galvan Bello o Andrés Miranda—, aunque "sigue en construcción", y en esa línea ha destacado los hospitales del norte y el sur, el cierre del anillo insular o el puerto deportivo del Puerto de la Cruz.

Sobre sus líneas de trabajo, ha destacado la apuesta por mejorar la conectividad de la isla, especialmente con África, o que Tenerife sea más "autónoma" para tomar decisiones propias en la costa, los aeropuertos o el Parque Nacional del Teide.

Asimismo, ha destacado la "internacionalización" de la economía de la isla a través del turrismo y la plataforma Why Tenerife?. "Estamos en la puerta de una nueva ilusión, de una nueva pasión por Tenerife", ha señalado.