Los embalses de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, han perdido 15 hectómetros desde la última medición, almacenando esta semana un total de 746 hectómetros cúbicos —el 30,1 por ciento de su capacidad—, según los datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Tajo recogidos por Europa Press.

De este modo, el embalse de Entrepeñas pierde ocho hectómetros y se queda con 299 de los 835 que puede almacenar, mientras que el de Buendía pierde siete y se queda con 447 sobre una capacidad total de 1.639.

De los otros ocho embalses restantes de la provincia de Guadalajara, cuatro han disminuido sus reservas y el resto las han mantenido invariables.

Así, el de Alcorlo pierde un hectómetro y se queda con 50, de sus 180 hectómetros embalsables; el de El Atance, pierde un hectómetro de sus 35 posibles; el de Beleña pierde dos y se sitúa con 36 hectómetros a 15 de los 53 hectómetros que puede almacenar; y el de El Vado pierde dos y se queda con 15 de los 56 que puede almacenar como máximo.

Por su parte, el de Palmaces, mantiene diez, de los 31 que puede albergar; el embalse de Bolarque se queda con 25, a seis de su máximo embalsable; el de Almoguera mantiene con 6 hectómetros, a uno de su máximo embalsable; y el de La Tajera se queda con 19, a 40 de su máximo nivel.

Molino de chincha

Por otro lado, el embalse de Molino de Chincha, en la provincia de Cuenca, se queda invariable almacenando cinco, a uno de su máximo embalsable.