El presupuesto del Parlamento de Cantabria, que para el año 2014 será de 6,9 millones de euros, un 1% menos que el del presente ejercicio, ha retrocedido "diez años", hasta situarse al mismo nivel que el de 2004 (en euros corrientes), tras acumular un descenso del 24,5% en lo que va de legislatura (-5% en 2011 y 2012 y -13,46% en 2013).

Para el presidente del Parlamento, José Antonio Cagigas, este retroceso, que en euros constantes (sin tener en cuenta el IPC) se sitúa al nivel de hace 16 y 17 años, es fruto de la "cura de adelgazamiento y el ajuste máximo" que se ha realizado en el gasto de la Cámara regional desde 2011, hasta el punto de que, con la estructura actual es "prácticamente imposible", según ha dicho, reducirlo aún más.

No obstante, el jefe del Legislativo considera que se puede y se debe reducir esa estructura, especialmente en lo que se refiere al número de funcionarios, que en la actualidad son 41. "No tiene sentido que haya más funcionarios que diputados", ha afirmado al respecto Cagigas, quien estima que el volumen adecuado para el Parlamento es de unos 30 funcionarios, máxime teniendo en cuenta que en la próxima legislatura el número de diputados se reducirá de 39 a 35.

El presidente del Parlamento ha señalado que para llegar a esa treintena harían falta otras dos legislaturas -hasta 2023-, ya que el adelgazamiento de la estructura de funcionarios sólo se puede materializar a través de jubilaciones y las correspondientes amortizaciones de esas plazas.

Por ello, ha hecho un llamamiento a quienes ostenten en el futuro la Presidencia de la Cámara regional para que sigan la línea actual, de presupuestos "sumamente austeros y ajustados que al mismo tiempo nos permiten funcionar con toda normalidad", y no caigan en la tentación de volver a incrementar la dotación del Parlamento y su plantilla cuando mejore la situación económica, algo que en su opinión sería un "error" y haría que los "esfuerzos" realizados en esta legislatura queden en nada, por lo que ha pedido a sus futuros sucesores "prudencia y reflexión".

En este sentido, ha señalado que hay que acostumbrarse a "funcionar bien con el mínimo gasto" en todo momento, no sólo en tiempos de crisis, y tender a "decrecer la estructura política y administrativa al máximo para que haya más dinero para cuestiones que son fundamentales para los ciudadanos", como la educación, las pensiones o el empleo.

Asimismo, ha precisado que el Parlamento de Cantabria "no es el único ni muchísimo menos" con una estructura sobredimensionada, sino que es algo generalizado en todo el país, donde el desarrollo del Estado de las Autonomías dio lugar a "un crecimiento desmesurado de las administraciones", con "buena intención" pero "excesivo".

Presupuesto de 2014

Según los datos aportados por Cagigas, el presupuesto del Parlamento ha pasado de representar el 0,4% del gasto total de la comunidad autónoma en los años 2003 y 2005, al 0,3 por ciento en el presente 2013, porcentaje que en 2014 se situará en torno al 0,29%.

Las cuentas de la Cámara para el año que viene bajan un 1,29% en el capítulo de personal, fundamentalmente por la jubilación de un funcionario y por el cambio de situación del diputado socialista Francisco Fernández Mañanes, que pasa de dedicación exclusiva a cobrar únicamente dietas por asistencia a plenos y comisiones.

El capítulo de gasto corriente, el que ofrece "mayor capacidad de ajuste", baja un 8%, atribuible en su mayoría al recorte en la partida de material y suministros. El apartado de subvenciones retrocede un 1% y el de inversiones crece un 1.386%, al pasar de 7.500 a 111.500 euros.

Cagigas ha explicado que para el presente ejercicio no se consignó nada porque el Parlamento "venía de un presupuesto alto" y sobró dinero, además del que se devolvió al Gobierno. Para 2014 se han incluido inversiones asociadas al funcionamiento operativo de los servicios, entre los que el presidente del Parlamento ha citado la adquisición de libros para la biblioteca y la reposición de ordenadores.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.