Trabajador
Una profesional, concentrado sobre la mesa de trabajo. ARCHIVO

A pesar de los signos de estabilización que han aparecido, la economía española aún debe afrontar los desafíos de un periodo prolongado de bajo crecimiento y un elevado desempleo, así como de las tensiones fiscales, según advierte el Fondo Monetario Internacional (FMI), que considera necesario incidir en la devaluación interna, como ya dijera en agosto pasado, además de adoptar nuevas reformas del mercado laboral encaminadas a terminar con la dualidad existente, así como para estimular la competencia.

En un informe dedicado a identificar los desequilibrios de nueve de las economías del G-20, al que España asiste como invitado, los técnicos de la institución internacional advierten de que los riesgos centrales para la economía española son un periodo prolongado de bajo crecimiento y alto desempleo, la tensión fiscal y las vulnerabilides del sector privado, aunque apuntan que la adopción de reformas, tanto a nivel internacional como doméstico, y de medidas fiscales de apoyo al crecimiento se podría acelerar la recuperación.

Estas políticas deberían concentrarse en generar crecimiento y empleo, dicen Estas políticas deberían concentrarse en generar crecimiento y empleo, así como en contribuir al desendeudamiento del sector privado y en apoyar el crédito a la vez que se salvaguarda la estabilidad financiera, minimizando el impacto negativo en el crecimiento de la "inevitable" consolidación fiscal.

Asimismo, los expertos del FMI subrayan que los progresos en la eurozona en la reducción de la fragmentación financiera y mayores avances hacia la unión bancaria son cruciales para el ajuste en España.

Por otro lado, el análisis del FMI destaca que la economía española ofrece "signos de que se está estabilizando" y señala que la mejora de los desequilibrios externos de España se debe en parte a la débil actividad, aunque también a la fortaleza de las exportaciones.

La devaluación interna, necesaria pero difícil

En este sentido, la institución internacional considera "necesaria" una mayor devaluación interna, aunque advierte de que "este inevitable proceso en curso de devaluación interna podría llevar a un periodo prolongado de bajo crecimiento y elevado desempleo".

El proceso de devaluación interna podría ser muy difícil y largo, especialmente si el ajuste de salarios y precios es demasiado lento, señalan los autores del informe. "Como resultado, el crecimiento  podría permanecer bajo durante un periodo prolongado con un paro muy elevado y llevar a una nueva retroalimentación negativa", añaden.

Asimismo, el informe advierte de que las vulnerabilidades fiscales de España continúan siendo altas ante la posibilidad de un resurgimiento de las tensiones financieras en la eurozona.

"Alcanzar la necesaria consolidación fiscal mientras se gestiona una economía muy débil es difícil, puesto que ajustar demasiado o mediante medidas de mala calidad puede agravar la recesión y hacer más complicado cumplir los objetivos", explica el FMI.