Ludger Mees
Ludger Mees.
Miedo a los estudiantes, que no saben si una carrera euskaldun será un lastre en su trabajo. Miedo también por si un gran docente se queda en la calle por no saber euskera. Y miedo a la vez el de los euskaldunes, que todavía sufren un 25% de asignaturas exclusivamente en castellano. Ludger Mees dice que el Vicerrectorado de Euskera que él dirige no tiene otra opción: «Nos debemos a una sociedad que pide una UPV bilingüe: la habrá en 2011».

Un joven no sabe si estudiar en euskera o castellano su carrera. ¿Un consejo?

En la UPV puede elegir a su gusto. Si cree que su primer idioma es el euskera, y en él se expresa mejor, que coja este idioma para estudiar.

Pero aún hay materias sólo en castellano...

Sí, el 25% aproximadamente. El objetivo es que en cuatro años, para 2011, todos los créditos troncales y obligatorios se ofrezcan en bilingüe. Para eso hemos puesto en marcha este año el Plan Director del Euskera. Reforzaremos el profesorado bilingüe, el material docente...

El 50% de los chavales hacen la selectividad en euskera, pero luego sólo un 44% estudian en la UPV en ese idioma. ¿Por qué se desanima ese 6%?

En parte porque algunos estudian fuera. Pero también es cierto que actualmente aún hay alumnos que ven en el euskera una traba en su trabajo. Es el caso de Derecho, una profesión claramente castellanoparlante.

Entonces, ¿qué aconseja?

Ya sabe que, en general, el que habla euskera sale beneficiado en el mercado laboral.

La UPV puja fuerte por el bilingüismo. ¿Es ideología?

No. Si vemos demanda creciente de euskera, nosotros tenemos que satisfacerla. Nos debemos a la sociedad y no tenemos otra opción.

Para algunos esta apuesta perjudica el nivel docente...

No es cierto. Hace 20 años no le habría respondido tan contundentemente. Ahora, sí. El 90% del profesorado contratado es bilingüe, pero eso no es problemático, ya que hay una gran cantidad de titulados bilingües.

¿Siempre, siempre?

Mire: que nadie piense que a la UPV entra un profesor no preparado sólo por saber euskera. Si hay una plaza bilingüe y nadie cumple unos mínimos, el puesto queda vacante. Es el caso de Medicina. Es muy difícil hallar un médico, titular, euskaldun, acreditado para dar clase y dermatólogo. Está vacante.

Los alumnos euskaldunes afirman que hay profesores con un euskera lamentable.

¿Que haya gente que sacó el EGA hace 20 años y ahora haya perdido fluidez? Puede ser, pero es algo aislado. Si nos ponemos finos, a ver si los de castellano usan correctamente el lenguaje.

Por último, ¿debe el euskera temer a Bolonia?

Nada cambiará. Pronto la UPV será bilingüe al 100%. Y el inglés ganará
peso.

BIO

Nacido en Essen (Alemania) en 1957, Ludger Mees es catedrático de Historia y vicerrector de Euskera en la UPV.