Mariano Rajoy
Fotografía facilitada por Presidencia del Gobierno del presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, en San Petesburgo. EFE/Diego Crespo

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro británico, David Cameron, se reunirán este viernes en San Petersburgo para analizar  la situación en Gibraltar.

La entrevista se realizará a petición de Cameron y aprovechando la presencia de ambos en la cumbre del G20 que concluye en esta ciudad rusa. Fuentes del Gobierno español informaron de la solicitud del primer ministro británico y de que la entrevista se realizará, previsiblemente, antes del inicio de la segunda y última sesión de trabajo de los líderes del G20.

Rajoy, según estas fuentes, acudirá a la reunión con la intención de reiterar la posición que ha venido expresando el Gobierno español ante la tensión provocada por las autoridades gibraltareñas al lanzar al mar bloques de hormigón para impedir que puedan faenar los pesqueros españoles.

El Gobierno español subraya que la polémica actual no tiene nada que ver con la soberanía del Peñón, una cuestión de largo recorrido, sino con el lanzamiento de esos bloques, y está dispuesto a llevar a cabo todas las acciones legales que estén a su alcance con el objetivo de que Gibraltar los retire del fondo del mar.

La reunión entre Rajoy y Cameron será la primera desde el inicio de esta polémica, aunque ambos mantuvieron una conversación telefónica el pasado 7 de agosto en la que Rajoy subrayó que el acto unilateral de las autoridades gibraltareñas de lanzar esos bloques al mar es "inaceptable".

Un "ambiente prebélico"

Por su parte, el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, se ha referido a la posibilidad de que Cameron acuerde con Rajoy la retirada de los bloques y ha dicho: "No tiene potestad para acordarlo; no tiene derecho de hacerlo y no lo hará".
 
En una entrevista en la cadena Ser, Picardo ha reafirmado "absolutamente" su negativa a retirar, como exige España, los bloques y ha acusado al gobierno español de generar "un ambiente prebélico" en la zona.

Ha insistido en responsabilizar a España, especialmente al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, de la polémica de este verano y ha asegurado que él apuesta por el diálogo. "Tiendo la mano al diálogo a España y especialmente al ministro", ha dicho el ministro principal gibraltareño.

Respecto a las quejas de España sobre la "permisividad" de Gibraltar al contrabando de tabaco, Fabián Picardo ha rechazado las cifras esgrimidas por el Gobierno (130 millones de cajetillas para una población de 30.000 personas) y ha dicho que no se tienen en cuenta los 10 millones de turistas al año.

En cualquier caso, ha asegurado que Gibraltar tiene "la ley de tabaco más dura de Europa, si no del mundo" y ha subrayado que el 80% de las personas detenidas por menudeo de tabaco en la zona son españoles.