Hayao Miyazaki
Hayao Miyazaki, durante su rueda de prensa en Tokio en la que explica su retirada. EFE

El realizador japonés Hayao Miyazaki, considerado el gran maestro de la animación contemporánea, dijo este viernes en Tokio que a los 72 años ha llegado a su "límite" y no hará más películas porque le lleva mucho tiempo y su vista se resiente.

En Kaze tachinu relatará la historia de un joven ingeniero aeronátuico y su obsesión por los aviones En una multitudinaria rueda de prensa, Miyazaki explicó así su decisión de retirarse del cine, que fue anunciado el 1 de septiembre durante la presentación de su última cinta Kaze tachinu (The Wind Rises) en la Mostra de Venecia.

"Pasaron cinco años entre mis dos últimas películas. La siguiente no la podría estrenar hasta dentro de seis o siete años, yo ya tendría casi 79 años y estaría agotado", comentó el director y productor japonés.

Sin embargo, Miyazaki, que ganó el Oscar a la mejor película animada en 2001 por Sen to Chihiro no kamikakushi (El viaje de Chihiro), aseguró que aunque deja de hacer largometrajes tiene ganas de seguir trabajando y que continuará su labor en la productora Ghibli, fundada por él.

"Soy libre, la libertad significa poder decidir hacer algo o no hacer nada", apuntó el cineasta que negó ser un intelectual y se calificó como "un artesano de una fábrica pequeña".

Estrenado en julio en Japón, Kaze tachinu, su último trabajo, cuenta la historia del joven ingeniero aeronáutico Jiro Horikoshi, responsable del modelo del mítico avión 'Zero sen' utilizado por el Ejercito nipón entre 1940 y 1945.

Con el gran terremoto que azotó Japón en 1923 como fondo, junto a la posterior crisis y la Segunda Guerra Mundial, el mago de la animación relata la obsesión de Horikoshi por los aviones y su historia de amor con Nahoko Satomi.