La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. EFE

El Gobierno brasileño informó de que ha pedido explicaciones "rápidas" y "por escrito" a Estados Unidos, sobre la denuncia de que sus servicios de inteligencia espiaron los teléfonos y correos electrónicos de la presidenta Dilma Rousseff.

Puede atentar contra la soberanía, contra los derechos individuales e incluso contra los derechos humanos

El canciller brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, explicó en una rueda de prensa que planteó esa exigencia al embajador de Estados Unidos en Brasil, a quien convocó ya mismo, tras ser informados sobre el supuesto espionaje a Rousseff."Transmití la indignación del Gobierno brasileños con estos hechos" y "manifesté que la violación de las comunicaciones de la presidenta es inadmisible, inaceptable, y constituye una violación de la soberanía brasileña", declaró el canciller.

En la rueda de prensa participó también el ministro de Justicia, José Eduardo Cardoso, quien afirmó que el espionaje es "mucho más inaceptable" porque la víctima ha sido la jefa de Estado, pero también porque es realizado por un "país amigo", con el que Brasil tiene incluso una "sociedad estratégica". Cardoso, no obstante, dijo que el Gobierno brasileño esperará por las nuevas explicaciones que ha pedido y que sólo luego decidirá qué tipo de "respuesta" dará a esta situación.

Según afirmó este domingo el canal de televisión Globo, los servicios de inteligencia de Estados Unidos espiaron el contenido de conversaciones telefónicas y correos electrónicos intercambiados por Rousseff con decenas de asesores.
Esas nuevas denuncias se apoyaron en documentos entregados por el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (ANS) Edward Snowden al periodista Glenn Greenwald, columnista del diario británico The Guardian, que reside en Río de Janeiro.

Según el Gobierno brasileño, ese espionaje "puede atentar contra la soberanía, contra los derechos individuales e incluso contra los derechos humanos".

México pide una "investigación exhaustiva"

El Gobierno de México informó hoy que ha solicitado a Estados Unidos una "investigación exhaustiva" sobre las informaciones de un supuesto espionaje a ciudadanos mexicanos y que determine las responsabilidades correspondientes.

La petición se conoce después de que se informara en las últimas horas sobre un presunto espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad de EE UU el año pasado al actual presidente del país Enrique Peña Nieto, cuando era candidato presidencial y luego presidente electo.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), que no se refirió explícitamente al supuesto espionaje a Peña Nieto, indicó asimismo en un comunicado que ha citado al embajador de Estados Unidos, Anthony Wayne, para expresar su "enérgico extrañamiento" y exigir la investigación.