La actriz australiana Mia Wasikowska posa durante un pase gráfico de la película 'Tracks'.
La actriz australiana Mia Wasikowska posa durante un pase gráfico de la película 'Tracks'. EFE

La naturaleza y la búsqueda de un sitio en el mundo se mezclan en Tracks, filme protagonizado por Mia Wasikowska que abrió la competición oficial de la 70 Mostra de Venecia, preciosista en su aspecto pero al que le falta profundidad.

La película, preciosista en su aspecto, carece sin embargo de profundidadUna historia que debería repetirse en la actualidad, en opinión de Wasikowska, que considera que en el momento actual, de conexión total y de dependencia tecnológica, podría ser interesante volver a experiencias reales como la de la protagonista, que dejó todo para encontrarse a sí misma.

"Lo que me gusta de esta historia es que en un mundo en el que siempre estamos conectados, en el que queremos prever siempre el futuro, es bello ver la historia de una joven que deja todo para vivir una vida de supervivencia pura y simplificar las cosas para llegar a las necesidades básicas de cada momento", explicó la actriz en la rueda de prensa de presentación del filme.

Tracks, dirigida por John Curran, cuenta la historia real de Robyn Davidson, una joven australiana que en 1975, con 25 años, atravesó el desierto australiano, desde Alice Springs a Uluru, en el Océano Índico -una distancia de 2.700 kilómetros- acompañada por su perro y cuatro camellos.

Lo que resulta insuficiente para mantener las casi dos horas de narración, que se centran en exceso en la belleza del paisaje australiano y en el buen trabajo de Wasikowska.

Con un vestido en blanco y negro de falda plisada y una permanente y tímida sonrisa, Wasikowska destacó de su personaje la fuerza, la ausencia de miedo y el deseo de superación.

"Cada vez que tengo miedo trato de poner las cosas en perspectiva y me acuerdo de lo que hizo Robyn y eso me ayuda a reforzar mi carácter", relató.