La Diputación de Valencia, a través de las brigadas forestales de Imelsa, se ha puesto al servicio de los ayuntamientos de la provincia para limpiar los barrancos que acumulan maleza y suciedad con el fin de evitar inundaciones y estancamientos de agua, según ha indicado la corporación provincial en un comunicad.

La entidad provincial, que dispone de más de 500 brigadistas así como material especializado para realizar las tareas de acondicionamiento en barrancos de monte y de río, ha recibido peticiones por parte de los ayuntamientos para realizar intervenciones inmediatas que están pendientes del permiso de la Confederación Hidrográfica del Júcar.

Para agilizar los trabajos en los cauces, Imelsa se reunirá este viernes con la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) para agilizar las actuaciones en los barrancos de: Godella, Torres Torres, Losa del Obispo, Chella, Albalat dels Tarongers, Sot de Chera, Andilla y Gilet.

Material humano y técnico

En cuanto al material humano y técnico, la entidad provincial dispone de más de 500 brigadistas que están a disposición de los ayuntamientos, además de maquinaria especializada, como 60 bombas de achique con sus respectivas mangueras, biotrituradoras y desglosadoras, entre otras herramientas.

El protocolo de actuación en caso de necesidad de limpieza de barrancos incluye al ayuntamiento, a la CHJ y a la entidad provincial. El consistorio se pone en contacto con la Diputación y con la Confederación. A continuación, un técnico de Imelsa visita la zona afectada junto con un representante municipal y un técnico de la CHJ, que debe otorgar la autorización. En el 99 por ciento de las actuaciones solicitadas, la Diputación actúa, según la experiencia adquirida a partir de que se empezar a intervenir en los cauces de río y barrancos tras los incendios de 2012.

El vicepresidente Juan José Medina ha hecho hincapié en la necesidad de respaldar a los municipios a través de las brigadas forestales "para evitar daños en sus parajes y lo que es más importante, en su población", puesto que "es nuestra obligación y también nuestra devoción", ha apuntado. "Es fundamental que la CHJ otorgue la autorización para poder trabajar urgentemente y realizar unas tareas que, además, le corresponde a la confederación", ha apuntado.

Por su parte, el coordinador general de Brigadas Forestales, Salvador Ros, coincide con la valoración del vicepresidente y ha afirmado que es "muy importante" llevar a cabo estos trabajos con el fin de evitar parapetos de caña, inundaciones y estancamientos que pueden llevarse por delante caminos y otras infraestructuras.

Asimismo, Ros ha valorado el hecho de que la Diputación de Valencia intenta ayudar, "en la medida de lo posible", a todos los municipios que cuentan con ramblas sucias y de alto riesgo y ha mencionado que en Imelsa "se tiene la orden de visitar todos los municipios que soliciten estas tareas".

El ejemplo del barranco de gilet

El alcalde de Gilet, Juan Carlos Vera, solicitó ayuda de la Diputación de Valencia el pasado mes de mayo para que la institución provincial colaborara con la limpieza del barranco ante la negativa de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ). "La falta de recursos económicos de la CHJ y el elevado número de municipios que reclaman una intervención en sus barrancos ha hecho que este problema se alargue más de dos años", ha explicado Vera.

La Diputación de Valencia remitió la petición a Imelsa, que más tarde envió al coordinador de la brigada forestal a la zona para que valorara el terreno y elaborara el correspondiente informe. Tras dicha visita, Imelsa decretó que la actuación en el barranco era necesaria y que ponía sus servicios a disposición del municipio de Camp de Morvedre para llevar a cabo la limpieza.

Un problema de tramitación añadido para la actuación de limpieza es que determinadas zonas del barranco de Gilet pertenecen al parque natural de la Sierra Calderona, por lo que la CHJ debe recibir el consentimiento previo de la conselleria del ramo para permitir la intervención de los técnicos de la Diputación.

Mientras la CHJ espera el informe de la conselleria, el primer edil destaca "el elevado riesgo de incendios e inundaciones que podrían llegar a afectar a algunas urbanizaciones, concretamente a Clot del Oliver y Santo Espíritu".

Consulta aquí más noticias de Valencia.