Una veintena de turistas con sordera, ceguera o paraplejia en diferentes grados han llegado hoy sábado a la isla de Tenerife con el objetivo de pasar diez días practicando deportes de aventura acompañados por una decena de voluntarios, así como por médicos, enfermeros y fisioterapeutas.

Entre las actividades que realizarán en Tenerife se encuentran el recorrido por algunos de los parajes de la isla, para lo que contarán con la ayuda de sillas de ruedas especialmente adaptadas, la subida al Teide o la práctica de kayak. Durante los recorridos, los participantes se ayudarán unos a otros a superar los obstáculos que vayan encontrando, de manera que refuerzan su capacidad de afrontar y superar dificultades.

La expedición ha iniciado esta mañana su aventura en la playa del Porís de Abona, donde la vicepresidenta y consejera insular de Acción Social, Cristina Valido, les ha dado la bienvenida. A continuación, los participantes se han dirigido hasta Arico, primera parada de un recorrido que les llevará en los días siguientes también a Vilaflor, el acantilado de Los Gigantes, Garachico o El Médano.

Con la colaboración de Turismo de Tenerife, esta acción ha sido organizada por la ONG belga U-Turn, especializada en viajes de deporte extremo, varios de cuyos miembros también padecen alguna discapacidad física. Hasta ahora sólo han realizado la actividad en dos ocasiones, en Nicaragua y Marruecos, y el 75 por ciento de quienes tomaron parte en ellas desea repetir, lo que prueba del éxito de la iniciativa.

Los responsables de U-Turn explican que gracias a los retos que les plantean cada día de su estancia en la isla, los participantes "exploran sus propios límites, estrechan sus lazos (al depender unos de otros) y son plenamente conscientes de sus habilidades". "Ello redunda en que, a su regreso a sus lugares de origen, aumenten sus horizontes sociales y se atrevan a afrontar cualquier dificultad que les surja en la vida diaria con mayor seguridad y optimismo", añaden.