El sensor está conectado de manera inalámbrica con el teléfono móvil de su portador. Cada cierto tiempo, envía los niveles de glucosa al móvil, alertando de las subidas de azúcar y mandando los datos al centro médico. Incluso es posible adaptarlo para que realice una dosificación automática de insulina en caso de riesgo.