El Ministerio del Interior ha ordenado a la Guardia Civil que impida la entrada de camiones cargados de arena en Gibraltar ante las operaciones de ampliación del territorio que está llevando a cabo el Peñón, que pretende construir un nuevo complejo urbanístico y un segundo espigón.

Según han informado fuentes de Interior, la Guardia Civil tiene orden de interceptar a todos los vehículos pesados que intenten entrar con arena en el Peñón.
Las mismas fuentes han indicado que la medida se ha adoptado en coordinación con el servicio de Aduanas y con la Fiscalía de Medio Ambiente por si se pudiera tratar de un delito ecológico.

La denuncia de los ecologistas iba contra el Ayuntamiento de Tarifa (Cádiz) y otros municipios por un delito de "hurto agravado" y también por la presunta comisión de un delito de falsedad en documento público, todo ello en relación con la venta a Gibraltar de arena retirada de la duna de Valdevaqueros de la localidad gaditana.

Al hacerse pública la denuncia de Verdemar-Ecologistas en Acción, el Gobierno de la Roca emitió un comunicado en el que aseguraba que había firmado un contrato con Van Orrd (Gibraltar) el 19 de abril de 2013 para el suministro y la colocación de 10.000 toneladas de arena en la playa de Sandy Bay, por el que esta compañía "debía suministrar arena de la zona de Valdevaqueros en Tarifa, donde, como consecuencia de los fuertes vientos, la arena de las dunas se había volado hasta las carreteras adyacentes, cortando el acceso al público de forma efectiva". 

Gibraltar señaló que las "autoridades locales" se encargaron de quitar la arena y eliminarla, y que "en ningún momento" el Gobierno del Peñón había tenido conocimiento de que se hubiese retirado arena de la playa.