Las fuerzas de seguridad egipcias han detenido al máximo líder de Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, en una vivienda de El Cairo, según ha informado el portavoz del Ministerio de Interior, Abdel Fattah Osman en una entrevista concedida este lunes a la televisión estatal.

Cientos de seguidores de los Hermanos Musulmanes murieron durante el desalojo de la acampada a favor de Morsi Osman ha explicado que la detención se ha llevado a cabo después de que las fuerzas de seguridad le localizaran en un edificio residencial ubicado en el distrito de Ciudad Nasr, en el norte de la capital egipcia, de acuerdo con el diario oficial Al Ahram.

El lugar está cerca de la mezquita de Rabaa el Adaweya, donde cientos de seguidores de los Hermanos Musulmanes murieron el pasado miércoles en el desalojo de la acampada a favor del expresidente egipcio Mohamed Morsi que sumaba ya seis semanas.

En las redes sociales han comenzado a difundirse fotografías del momento de la detención que muestran a Badie vestido con una túnica blanca entre dos policías con chalecos antibalas en un furgón.

La semana pasada, fuentes de seguridad anunciaron la detención de Badie junto a otros ocho líderes de Hermanos Musulmanes durante el desalojo de Rabaa al Adawiya, pero el Ministerio de Interior desmintió esta información.

Badie, al igual que otros líderes del movimiento islamista, está requerido por la justicia para que responda por las acusaciones de incitar a la violencia tras el golpe militar contra Morsi, perpetrado el pasado 3 de julio.

Asesinatos en masa en la 'semana de la ira'

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha condenado este lunes "el rápido y masivo uso de fuerza letal" por parte de las fuerzas de seguridad egipcias para dispersar la acampadas protagonizadas por miles de seguidores del expresidente Mohamed Morsi y ha indicado que la misma provocó "el incidente de asesinatos en masa más grave en la historia moderna del país".

El uso de la fuerza letal fue una grave violación de los estándares internacionales y la peor respuesta posible a la tensa situación que atraviesa Egipto  "La actual investigación (sobre los acontecimientos) indican que la decisión de usar fuego real a gran escala refleja un fracaso a la hora de respetar los estándares internacionales básicos respecto al uso de fuerza letal", ha dicho.

Asimismo, ha recalcado que la misma "no estuvo justificada por los trastornos provocados por las manifestaciones o la limitada posesión de armas por parte de algunos manifestantes".

"El fracaso de las autoridades para facilitar una salida segura de la sentada, incluso para los heridos por fuego real que necesitaban urgente atención médica, fue una grave violación de los estándares internacionales", ha criticado HRW.

En este sentido, ha cifrado en al menos 377 muertos en la plaza cairota de Rabaa al Adaweya, cifra que supera la facilitada por el Ministerio de Sanidad, que fue de 288. HRW ha indicado que ha hecho sus cálculos en base a documentación de primera mano y entrevistas con trabajadores sanitarios.

"Este uso excesivo y no justificado de la fuerza letal es la peor respuesta posible a la tensa situación que atraviesa Egipto hoy en día", ha dicho el director de HRW para Oriente Próximo y Norte de África, Joe Stork.

"Los gobernantes militares han de tomar las riendas para evitar que el país caiga en una espiral de violencia. Los militares no deben animar a la Policía a hacer uso de una mayor fuerza letal", ha reiterado.

Reacciones en el mundo árabe

El viceprimer ministro turco Bekir Bozdag ha criticado duramente este lunes a las monarquías del Golfo por su posicionamiento ante la crisis política que atraviesa Egipto y ha sostenido que estos países respaldan a las actuales autoridades para controlar "un Gobierno marioneta", según ha informado el diario turco Hurriyet.

El viceprimer ministro turco: "Las monarquías están molestas con el cambio de Egipto hacia la democracia, los Derechos Humanos y el poder popular" "Hay muchos gobiernos monárquicos en los alrededores de Egipto. La gente que vive bajo esas monarquías podría decir: 'Mirad que bien fue en Egipto, ha sido un éxito. ¿Por qué no podría ser igual para nosotros?'. Por ello está claro que las estructuras monárquicas están molestas con el cambio de Egipto hacia la democracia, los Derechos Humanos y el poder popular", ha sostenido.  

"En los métodos democráticos, el poder es dado por la gente, y los que dieron el poder a (el jefe del Ejército egipcio, Abdelfatá) Al Sisi -en referencia a los estados del Golfo-, pedirán que actúe en consonancia. Una vez controlas a Al Sisi, se declara a sus opositores como vándalos y terroristas y se les ejecuta. Ocurre lo que tú quieres sin tener que mancharte las manos", ha agregado.

La semana pasada, el rey Abdulá de Arabia Saudí hizo un llamamiento a todos los árabes a permanecer unidos contra los "intentos de desestabilizar" Egipto en un mensaje de apoyo al actual Gobierno interino del país y su presidente, Adli Mansur.

Arabia Saudí era un aliado cercano al expresidente egipcio Hosni Mubarak y ha tenido una complicada relación a lo largo de la historia con la formación islamista Hermanos Musulmanes. Tras el derrocamiento de Mohamed Morsi aprobó un paquete de ayuda para Egipto de 5.000 millones de dólares (más de 3.900 millones de euros).

Horas después, los gobiernos de Bahréin, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Jordania emitieron diversos comunicados para respaldar al monarca saudí y expresar su apoyo a las autoridades egipcias en lo que describieron como "lucha antiterrorista".

Las declaraciones de Bozdag han llegado apenas dos días después de que el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, acusara al Gobierno en funciones de Egipto de terrorismo de Estado y comprara a Al Sisi con el presidente sirio, Bashar al Assad.

"Han quemado y destruido nuestras mezquitas en Siria y en Egipto. Ya sea Al Assad o Al Sisi, no hay diferencia entre ellos. No es posible la salvación con opresión", declaró Erdogan durante un discurso en la provincia de Bursa, en el noreste de Turquía.