La plaza castiga la grosería
Los vendedores deben cuidar su lenguaje y su actitud. (M. Fuentes)
Así lo establece la nueva ordenanza de mercados, que establece multas de hasta 6.000 para los placeros que sean groseros con los clientes.