Los islamistas cargan contra el jefe del Ejército, que cerca una mezquita con manifestantes

Una soldado pasa junto a una mezquita de El Cairo en el conocido como 'Viernes de la Ira'.
Una soldado pasa junto a una mezquita de El Cairo en el conocido como 'Viernes de la Ira'.
Ahmed Khaled / EFE

Los Hermanos Musulmanes acusaron este sábado al jefe del Ejercito Abdel Fatah al Sisi de haber incumplido sus promesas, ya que le acusaron a él y a "los golpistas" de asesinar y de intentar llevar al país varias décadas atrás.

En un comunicado, la Hermandad puso como ejemplo varias frases pronunciadas por Al Sisi en el pasado, que más tarde ha contradicho con sus actos, como cuando dijo "Nos cortaremos las manos si dañamos a los egipcios" o que "Es mejor que los egipcios hagan fila para votar durante 15 horas que el país retroceda 30 o 40 años atrás".

La cofradía islámica se quejó de que ha visto "cómo (los militares) han extendido la mano para asesinar y quemar a miles de egipcios en varias masacres", en referencia a la muerte de islamistas en el ataque de las fuerzas de seguridad el miércoles pasado contra sus acampadas.

Asimismo, lamentaron que el Ejército intervenga en política, "parece que desean hacer retroceder al país 30 o 40 años atrás".

Los Hermanos se defendieron, además, de las acusaciones de los medios de comunicación del país, que aseguran que ellos tenían armas pesadas en sus acampadas de protesta y que recurren a la violencia.

"Todo lo que nos han atribuido es mentira −afirma la nota−, no es más que una tapadera para ocultar el terrorismo, la traición y la brutalidad contra manifestantes pacíficos desarmados que fueron asesinados a balazos desde helicópteros y azoteas".

La organización islámista señaló que cree que "no debe derramarse sangre" y afirmó que aspira a que Egipto se desarrolle.

En las últimas horas, los partidarios de los Hermanos, grupo al que perteneció el depuesto presidente egipcio Mohamed Morsi hasta que accedió a la jefatura de Estado, se han enfrentado a opositores al mandatario en distintas partes del país.

Encierro en una mezquita

Un grupo de islamistas permanece atrincherado en la mezquita de Al Fath, en el barrio cairota de Ramsés, donde buscaron refugio durante los disturbios de este viernes y que este sábado está cercada por la policía.

Una fuente de los servicios de seguridad explicó que varios manifestantes de los Hermanos Musulmanes continúan en el interior del templo, después de que la mayoría saliera durante la madrugada del sábado cuando la policía les abrió un paso seguro para poder marcharse.

Entre las personas que abandonaron la mezquita en las últimas horas había mujeres y menores de edad.

La agencia de noticias estatal Mena señaló que el grupo que queda en el interior se defiende con extintores, mangueras de agua y lanza sillas a todo aquel que intenta entrar.

La mezquita de Al Fath y sus alrededores fueron este viernes el principal foco de disturbios en El Cairo y donde los seguidores del depuesto presidente egipcio Mohamed Morsi celebraron su manifestación más grande en la capital.

En la zona, se enfrentaron partidarios y opositores de Morsi, y además intervinieron las fuerzas de seguridad.

El Ministerio egipcio del Interior informó este sábado de que sus fuerzas han detenido a 1.004 miembros de los Hermanos Musulmanes en las últimas horas en todas las provincias.

Los Hermanos Musulmanes aseguran que más de 100 personas fallecieron en los disturbios de este viernes en la capital, mientras que hasta ahora el Ministerio de Sanidad solo ha informado de 17 muertos y 82 heridos en todo el país.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento