Las mujeres coruñesas que están en la lista del paro tienen las ideas claras: prefieren trabajar de limpiadoras en casas u hoteles a ser dependientas en una tienda.

Así lo muestra el último informe sobre el mercado laboral en A Coruña en 2005 realizado por el Ministerio de Trabajo, que revela un cambio de tendencia con respecto a años anteriores. Así, en 2004 la opción de dependienta era la primera en la lista de profesiones más demandadas por las desempleadas (16.042), desbancando a otras ya tradicionales como cajera o cocinera, a las que quieren acceder unas 8.000 coruñesas.

Ellos quieren ser peones

En el caso de las preferencias de los hombres que buscan un empleo hay menos cambios. En los dos últimos años sus primeras opciones  fueron las mismas: peón y albañil. Pero lo que sí eligen es el sector: optan antes por el transporte y la descarga  que por la construcción.

Al margen de las preferencias de uno u otro sexo, lo que no ha cambiado con el paso de los años es el peso de las mujeres en las listas de desempleados. Así, en 2005, el 13,4% de las coruñesas carecían de un trabajo, frente al 9% de los hombres.

Las diferencias continúan una vez que ellas acceden al mercado laboral, ya que de los 8.548 contratos indefinidos firmados en 2005, tan sólo 2.550 se los llevaron ellas. Y eso que van más preparadas: más de 28.000 mujeres consiguieron un empleo gracias a sus estudios universitarios, frente a poco más de 13.000 hombres.

Fábricas más femeninas

Las industrias y los almacenes cada vez tienen menos secretos para ellas. Al menos para las coruñesas, que en sólo un año han duplicado sus deseos por trabajar en fábricas. Si en 2004, sólo 2.641 mujeres marcaban ese empleo entre sus opciones, un año después 4.811 figuraban en la lista de futuras trabajadoras de empresas manufactureras. Las profesiones que ahora pierden tirón en A Coruña son planchador/a y carpintero/a.