El presidente de EE UU, Barack Obama, se declaró este miércoles decepcionado con Rusia y su "mentalidad de la Guerra Fría" en el caso de Edward Snowden, y también negó que su Gobierno tenga "un programa de espionaje doméstico".

"Hay momentos en los que ellos (los rusos) vuelven a caer en el pensamiento y la mentalidad de la Guerra Fría. Lo que les decimos a ellos y al presidente (Vladímir) Putin es que eso es el pasado", afirmó Obama en una entrevista con el programa The Tonight Show del popular presentador Jay Leno que se emitirá esta noche en la cadena NBC.

Dijo también que está decepcionado con la decisión de Rusia de otorgar asilo temporal a Snowden, acusado de espionaje por Washington por haber sacado a la luz los programas secretos de vigilancia de las comunicaciones de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Quieren reducir el número de contratistas que trabajan en inteligencia No obstante, Obama indicó que EE UU sigue colaborando con Rusia en asuntos como la guerra en Afganistán y la investigación de los atentados del pasado 15 de abril en Boston, perpetrados presuntamente por los hermanos Tsarnaev, de origen chechén, y que causaron tres muertos y unos 280 heridos. Además, explicó que prevé asistir a la cumbre del G20 que se celebrará en septiembre en Rusia.

Sobre los programas secretos dados a conocer por Snowden, extécnico de la NSA, Obama aseguró que son un "componente crucial" de la lucha antiterrorista de EE UU. "No tenemos un programa de espionaje doméstico. Lo que sí tenemos son algunos mecanismos para rastrear un número de teléfono o una dirección de correo electrónico que esté conectado a un ataque terrorista. Esa información es útil", defendió.

Leno preguntó a Obama sobre cómo definiría al joven Snowden. "No sabemos exactamente lo que hizo, excepto por lo que dijo en Internet y es importante para mí no juzgar", respondió el presidente.

Obama reveló que ha pedido a su gabinete que revise la forma de reducir el número de contratistas que trabajan en labores de inteligencia, como era el caso de Snowden. La de este miércoles es su sexta aparición en "The Tonight Show" y la cuarta como presidente.

Reunidos a pesar de todo

El Gobierno de Estados Unidos aclaró este martes que, a pesar del distanciamiento con Rusia a raíz del asilo concedido a Edward Snowden, sigue en pie la cumbre prevista para el viernes en Washington y en la que participarán los ministros de Defensa y Exteriores de ambos países.

La portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Jen Psaki, ha confirmado dicho encuentro, en el que volverá a salir el tema del excontratista de la NSA. "Hemos tratado el caso con las autoridades rusas en múltiples ocasiones durante las últimas semanas y esperamos hacerlo de nuevo", ha dicho en rueda de prensa.

"Nos gustaría ver que Snowden vuelve a Estados Unidos. No sé lo que hace falta técnicamente, pero creemos que (Rusia) tiene la capacidad para que así sea", ha añadido Psaki, que ha vuelto a reclamar la entrega del extécnico.

En la reunión que mantendrán el secretario de Defensa, Chuck Hagel, y el de Estado, John Kerry, con sus homólogos rusos también se hablará del conflicto sirio, así cómo del programa nuclear iraní, según Psaki. Otro de los temas que figura en la agenda, al menos para Washington, es el respaldo que Rusia dará a la evacuación de material y personal estadounidense de Afganistán.