El Ayuntamiento de la localidad sevillana de Utrera ha firmado este miércoles un contrato de arras y compraventa de terrenos entre el consistorio y la familia de la Marquesa de Santaella por la titularidad de los terrenos que ocupan las zonas comunes, viarios, zonas deportivas y equipamientos de la barriada de San Joaquín.

En un comunicado, el Ayuntamiento informa de que la firma de este acuerdo se ha hecho este miércoles con Dolores Patiño Arróspide, viuda de Soto y actual propietaria de los terrenos, "tras cuya rúbrica se pone fin al conflicto en la barriada de San Joaquín".

El acuerdo alcanzado recoge que el precio de adquisición de la finca que conforman los citados terrenos es de 342.644 euros, por el que el consistorio entrega a la familia de Soto un total de seis parcelas del sector SUP-2 del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Utrera, valoradas en 292.644 euros. Además, se ha abonado la cantidad de 50.000 euros, de los cuales a la firma se han entregado 30.000 "en concepto de arras", quedando fijado para los próximos meses el pago de los 20.000 restantes.

En la firma del acuerdo han estado presentes el alcalde de Utrera, Francisco Jiménez (PA), y, por parte de la familia de Soto, el abogado que los representa, Fernando Rodríguez Galisteo.

El alcalde ha declarado que con este acuerdo "se pone fin a un conflicto que ha durado demasiado tiempo y, muy especialmente, a la incertidumbre y el malestar generado en los vecinos de San Joaquín que son quienes más han padecido todos estos problemas a los que hoy se pone fin".

De esta manera, Jiménez ha añadido que confía en que en unos tres meses el consistorio pueda reparar los desperfectos ocasionados en la zona del campo de fútbol, una vez que por ambas partes se firmen ante notario las cesiones de las parcelas, a finales de octubre o primeros de noviembre.

Así, el alcalde ha insistido en que "es bueno poder pasar página en un conflicto que ha tenido declaraciones subidas de tono por ambas partes pero que, en definitiva, se trataba de defender los derechos de los ciudadanos de Utrera, por nuestra parte y, lógicamente por parte de los abogados, los de la familia a la que representan".

Los antecedentes se remontan a los años 80

Los antecedentes de este "litigio" se remontan al inicio de la década de los 80, cuando salieron a subasta unos terrenos de la empresa Bejar, promotora de la barriada, que fueron adquiridos por Manuel de Soto y Carvajal, marido de la marquesa de Santaella, actual propietaria tras el fallecimiento de su esposo. Dichos terrenos se corresponden con las cesiones obligatorias que le corresponden al Ayuntamiento tras la urbanización de la zona.

El asunto llegó al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que falló a favor del consistorio, apelando el marquesado al Tribunal Supremo, que también falló a favor del Ayuntamiento en abril de 1991.

A pesar de esta sentencia favorable, los anteriores gobiernos no promovieron la recepción de la barriada, llegando así "el conflicto" hasta el año 2011, fecha en que el Juzgado Número 2 de Utrera dictaminó que la marquesa de Santaella era "la legítima poseedora" de la propiedad en litigio.

Aún así, se reconoció que estos terrenos "fueron objeto de cesión obligatoria y gratuita al Ayuntamiento", y que desde 1974 la clasificación urbanística había sido de "urbano y equipamiento de zona verde y que, en 2001, con el PGOU, ha sido de urbana y equipamiento deportivo, en ambos casos sin que se hicieran alegaciones en fase de información pública".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.