Aiko sucumbe a las leyes discriminatorias japonesas y no será emperatriz de Japón

Tras el nacimiento de su primo Hisahito, el Gobierno no revisará la ley de 1947 por la que sólo los hombres tienen acceso al trono japonés.
La Princesa Aiko (© Korpa).
La Princesa Aiko (© Korpa).
© Korpa
El Gobierno japonés abandonará sus planes para reformar la ley de sucesión con el objetivo de que una mujer herede el Trono del Crisantemo a causa del reciente nacimiento del
príncipe Hisahito, asegura el diario "Sankei Shimbun".

Según ese periódico, el actual primer ministro, Shinzo Abe, no ha prestado atención a la propuesta hecha en 2005 por un comité gubernamental para que se revisase la ley de sucesión de 1947, que sólo permite el acceso de los hombres a la monarquía reinante más antigua del mundo.

Esa propuesta fue realizada durante el mandato de Junichiro Koizumi, antecesor de Abe, cuando la única posible heredera era la princesa Aiko, ahora de cinco años, hija de los príncipes Naruhito, actual heredero, y su esposa Masako.

Ahora la situación ha cambiado con el nacimiento en septiembre de Hisahito, hijo de los príncipes Akishino y Kiko, y tercero en la línea de sucesión al trono tras su tío Naruhito y su propio padre, el otro hijo varón del emperador Akihito.

Según el "Sankei Shimbun", el Gobierno japonés, en cualquier caso, seguirá debatiendo si este país puede contar con un sistema de sucesión estable que dependa sólo de tener herederos varones.

En octubre de 2005 un comité del Gobierno japonés sobre asuntos de sucesión se decantó a favor de que las mujeres hereden la monarquía más antigua del mundo, por lo que Koizumi anunció una reforma de la ley sálica nipona.

Sin embargo, los planes quedaron en suspenso tras el nacimiento el 9 de septiembre de Hisahito, el primer heredero varón al Trono del Crisantemo en más de 40 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento