La Guardia Civil de la Comandancia de León, en el marco de la 'Operación Arenero', detuvo en Bilbao a cuatro varones de nacionalidad rumana como presuntos autores de la comisión de al menos seis delitos de hurto y robo de cableado de cobre eléctrico y telefónico cometidos a lo largo de toda la provincia durante el pasado mes de junio, así como por otras dos sustracciones cometidas en las de Burgos y de Madrid. Una quinta persona, vecina de Baracaldo, ha sido imputada por receptación.

Debido a su jerarquía, estructura y organización para la comisión de estos hechos delictivos también se les imputa a estas cuatro personas un delito de pertenencia a grupo criminal tipificado en el artículo 570 bis del vigente Código Penal, al tener una estructura jerarquizada y cometidos diferenciados para cada miembro del grupo.

Los detenidos, cuyas identidades responden a las iniciales de M.U., A.V.T., A.G.M. y P.E.P. y con edades comprendidas entre los 18 y los 38 años, son todos vecinos de León, según informaron a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

La 'Operación Arenero', donde se enmarcan estas detenciones, fue iniciada por la Guardia Civil a principios del mes de junio tras detectarse varios ilícitos penales de similares características en la provincia de León y hasta el momento se ha saldado con la detención de los cuatro varones citados y de una quinta persona que responde a las iniciales de R.I.S.L, de 35 años y vecina de Baracaldo (Vizcaya), acusada de un delito de receptación por la adquisición del cable sustraído.

'

Modus operandi'

Los ahora detenidos tras sustraer primeramente el cableado y extraer el cobre de su interior, mediante la quema del cable, lo introducían en vehículos y lo trasportaban por carretera a diversos centro de reciclaje ubicados en la Comunidad Autónoma del País Vasco, donde tras su adquisición rápidamente era exportado fuera de la Comunidad Europea.

En total, se han recuperado cerca de 600 kilos de cobre, diversa herramienta para la comisión de los ilícitos, un vehículo, cinco teléfonos móviles y 1.300 euros provenientes de la venta del cobre.

Los cinco detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción núm. 4 de Bilbao por ser la autoridad judicial competente por razón de territorio, continuando la Guardia Civil las investigaciones para el total esclarecimiento de los hechos, si bien no se descarta la imputación de más hechos delictivos.

Consulta aquí más noticias de León.