Privacidad en Internet
Proceso de datos en un ordenador. Archivo

La Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés) espió las llamadas telefónicas, correos electrónicos y datos de navegación por Internet de millones de ciudadanos, empresas e instituciones brasileñas, según ha revelado este domingo el diario brasileño O Globo que cita documentos filtrados por el extrabajador de la NSA Edward Snowden.  

Este espionaje se realizó a través del ya conocido programa PRISM, pero en este caso necesita de un programa de apoyo Según estos documentos, Brasil era un "objetivo prioritario" del espionaje estadounidense, al nivel de países como Pakistán, Rusia, China, Irán o el propio Estados Unidos, con la diferencia de que en el caso de Estados Unidos las escuchas y espionaje sólo se pueden llevar a cabo con una orden judicial especial.

En concreto, Brasil habría quedado ligeramente por detrás de los 2.300 millones de llamadas y mensajes espiados durante el mes de enero en Estados Unidos. Este espionaje se realiza a través del ya conocido programa PRISM revelado por Snowden, pero en este caso necesita de un programa de apoyo, conocido como Fairview, que facilita la recogida de datos de todo el mundo a través de acuerdos con compañías privadas de telecomunicaciones.

Espiaba a través de una gran empresa

La NSA se habría servido, siempre según los documentos a los que tuvo acceso O Globo, de una gran empresa estadounidense del sector de las telecomunicaciones cuyo nombre no ha trascendido y de sus acuerdos operadoras extranjeras, incluidas las brasileñas, para poder acceder a las redes de comunicación de otros países.

"Operan en Estados Unidos, pero no tienen acceso a la información que transmiten las redes de un país y, por relaciones corporativas, consiguen acceso exclusivo a las otras" empresas de telecomunicaciones y proveedores de servicios de internet, indica el documento filtrado por Snowden.

Varias empresas de telecomunicaciones brasileñas tienen acuerdos comerciales con compañías estadounidenses, aunque en el documento no queda claro si las empresas brasileñas utilizadas como "puente" son conscientes del espionaje.

La reacción de Brasil

El ministro brasileño de Exteriores, Antonio Patriota, anunció este domingo que ha pedido explicaciones a Estados Unidos por el espionaje de comunicaciones de ciudadanos brasileños. Patriota afirmó que el Gobierno brasileño recibió con "grave preocupación" la noticia, según un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores.

La cancillería pidió explicaciones al embajador de Estados Unidos en Brasilia, Thomas Shannon, y la legación diplomática brasileña en Washington hizo lo mismo con el Departamento de Estado, según la nota.

Brasil también pretende lanzar una iniciativa en el seno de Naciones Unidas con el objetivo de "prohibir abusos e impedir la invasión de la privacidad" de los usuarios de internet, que establezca "normas claras de comportamiento de los Estados" en el sector de las telecomunicaciones.