El calor intenso afecta este jueves a trece provincias del centro, sur y suroeste peninsular donde hay alertas por temperaturas máximas que alcanzarán los 40 grados centígrados, es la antesala de un ascenso térmico significativo durante los próximos días.

El sábado y el domingo serán los "peores días" de este episodio de máximas significativamente altas, sobre todo en Galicia y Castilla y León donde las temperaturas se incrementarán en 3 o 4 grados dependiendo de la zona, ha avanzado a Efe la portavoz adjunta de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Raquel Romero.

Una masa de aire cálido del Sáhara parece la causante de este intenso calor

La portavoz ha resaltado que a pesar de esta situación, de momento, "no se manifiestan suficientes condiciones técnicas necesarias para hablar de ola de calor".

No obstante Romero ha destacado que la anomalía más grande en cuanto a temperaturas se da en Portugal por eso, en zonas limítrofes con el país vecino "sí es posible" hablar de ola de calor.

En las provincias de Córdoba y Badajoz, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que atribuye este calor a la influencia de una masa de aire cálido del Sáhara, mantiene activada la alerta naranja (riesgo importante) por temperaturas de 40 grados centígrados en la campiña cordobesa y en las vegas del Guadiana respectivamente.

En el resto de Andalucía, Huelva, Jaén y Sevilla tienen aviso amarillo (riesgo) por máximas que subirán hasta los 38 grados centígrados.

El ascenso térmico también se nota en Castilla La-Mancha que está en alerta amarilla; así las provincias de Albacete, Cuenca y Toledo esperan para hoy máximas que oscilarán entre los 36/37 grados centígrados mientras que para mañana se espera que el mercurio ascienda hasta los 38 grados en la mancha toledana y el valle del Tajo.

Castilla y León mantiene aviso amarillo este jueves y viernes por máximas de 36/37 grados centígrados en Ávila y en León, y en Madrid hay alerta amarilla, por temperaturas que se espera eleven los termómetros hasta los 37 grados en el área metropolitana, Henares, zonas del sur y las vegas.

La provincia gallega de Ourense está en alerta amarilla por máximas de 36 grados en el área del Miño, zona sur y Valdeorras y para mañana, la Aemet pronostica alerta naranja en Ourense con temperaturas de 39 grados centígrados y alerta amarilla en el resto de la comunidad por altas temperaturas entre los 34/36 grados.

Menos calor en el Mediterráneo

En el área del Mediterráneo el ambiente es más suave y así en las provincias de Alicante, Valencia y Murcia el mercurio no pasará de los 28 grados, situación similar a Cataluña donde en Barcelona se esperan para hoy y mañana máximas de 26 grados centígrados.

Para Romero, será a partir de los próximos días cuando en el norte de la península se empiecen a vislumbrar signos de un ascenso térmico leve con cielos menos nubosos.

La meteoróloga ha subrayado que las temperaturas mínimas empiezan a subir en el interior y en el cuadrante suroeste por lo que se superarán los 20 grados centígrados (medida de referencia) en muchas zonas.

De esta manera en la costa mediterránea, en el valle del Ebro y en Galicia, las mínimas serán considerablemente más altas, sobrepasando los 20 grados.

Ante esta situación de calor, el índice de radiación ultravioleta también se eleva en la mayoría de las capitales españolas que entre hoy y mañana registrarán valores máximos, que oscilarán de nueve a once (de una tabla que va del 1 al 11).

Estas magnitudes, según la Organización Mundial de la Salud, aconsejan una protección extra, de manera que hay que evitar o limitara las salidas durante las horas centrales del día, utilizar crema solar (mínimo factor 15 y preferiblemente 30), buscar siempre la sombra y usar gafas de sol que protejan contra las radiaciones ultravioleta A y B.

El índice ultravioleta es una medida de la intensidad de este tipo de radiación sobre la superficie terrestre que tiene relación con los efectos sobre la piel humana.