Luis Bárcenas
Luis Bárcenas abandona la Audiencia Nacional, en Madrid. GTRES

El Partido Popular ha destruido su registro de visitantes a la sede central del Partido Popular en la madrileña calle Génova, según fuentes jurídicas. El partido del Gobierno asegura que se deshacen de esos documentos todos los meses en cumplimiento con la ley de protección de datos.

El pasado 31 de mayo, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que investiga el 'caso Bárcenas', pidió esa información al Partido Popular para comprobar si  visitaron su sede alguno de los ocho constructores imputados en la causa por presuntas donaciones irregulares al partido a cambio de adjudicaciones públicas y si esas visitas coinciden en fecha con los apuntes contables en los 'papeles de Bárcenas'.

Varios empresarios han reconocido visitas a la sede del Partido Popular para realizar pagos.Uno de estos empresarios, el propietario del grupo Sando, José Luis Sánchez Domínguez, admitió en su declaración como imputado ante Ruz, el pasado 27 de mayo, que mantenía una amistad familiar con el extesorero del PP Álvaro Lapuerta, antecesor de Luis Bárcenas en ese puesto, y comentó que estuvo varias veces con él en su despacho de la sede del PP.

Otros dos empresarios, el expresidente de FCC Construcción José María Mayor Oreja y el apoderado de la constructora Rubau, Antonio Vilela, reconocieron que hicieron pagos al PP en la sede del partido.

El juez reclamó además "todo tipo de contratos" de las ocho empresas que figuran como donantes en los papeles con la Administración General del Estado, las administraciones autonómicas, las locales y los organismos autónomos, "en relación con la eventual concesión a las mismas de adjudicaciones públicas".

En concreto, solicitó los contratos públicos de las sociedades Sorigue-ACSA, Conservación de Infraestructuras; Sorigue; José Antonio Romero Polo; Licuas; Desprosa; Grupo de Empresas Bruesa; Bruesa Construcción y Cyopsa-Sisocia.

Además de reclamar los registros de entrada a su sede durante esos años (los que aparecen en los denominados 'papeles de Bárcenas' que apuntarían a esa supuesta contabilidad opaca del PP) el juez pidió también al partido que le remita la información de su cuenta de "Gastos de Representación" de 2004 a 2012, así como los libros de contabilidad de las sedes territoriales de Galicia, Cantabria, La Rioja, Cataluña y Málaga y Sevilla entre 1997 y 2007.

Otras de las diligencias pedidas son información a la Agencia Tributaria sobre cobros y pagos realizados por terceros al PP de 1990 a 2005 y testimonio de las declaraciones del impuesto de sociedades del partido de 2007 y 2008.