Todas las salidas de Madrid y las principales vías de Barcelona han sufrido desde primera hora de la tarde de este viernes complicaciones en el inicio de la operación especial de tráfico de las vacaciones de verano, según informaba este viernes la Dirección General de Tráfico (DGT).

Las retenciones afectaban a las tres de la tarde a las salidas por la A-2 a la altura de Torrejón de Ardoz, en la A-5 a su paso por Móstoles, en la A-6 en las cercanías de Majadahonda, en la A-1 en la San Sebastián de los Reyes, así como en la A-42 a la altura de Getafe. La circulación era también lenta a esa hora en las salidas de Barcelona, con problemas en la A-2 debido a un accidente y en la carretera de circunvalación B-10.

En Sevilla, las complicaciones se localizaban en la S-30 a la altura del puente del Centenario, el puente Reina Sofía y en el enlace de la Gota de Leche, mientras que en Valencia el tráfico era lento en la V-30 a su paso por Cuart de Poblet.

80 millones de desplazamientos

La Dirección General de Tráfico (DGT) espera que entre los meses de julio y agosto se produzcan más de 80 millones de desplazamientos en las carreteras, dos millones más que el año pasado. Para hacer frente a todos estos movimientos, Tráfico ha puesto en marcha desde este viernes un dispositivo especial de control.

La primera parte de esta operación verano de Tráfico comenzaba este viernes a las 15.00 horas y se extenderá hasta las 24.00 horas del lunes 1 de julio. En este primer fin de semana está previsto que se produzcan 5,2 millones de desplazamientos, con las mayores complicaciones para circular la tarde del viernes y la mañana del sábado en las vías de salida.

Además, la tarde del domingo, debido a la vuelta de los que se hayan ido de fin de semana, y la mañana del lunes también pueden ser conflictivas en las carreteras, con intensidades elevadas de circulación en sentido salida de los grandes núcleos urbanos, por el comienzo en este día de la temporada turística de apartamentos, hoteles y lugares de residencia del mes de julio.

El año pasado el peor día en cuanto a retenciones fue el domingo, entre las 19.00 y las 21.00 horas, cuando se llegaron a acumular más de 160 kilómetros de retenciones, según información de la DGT. En cuanto al viernes, la peor hora fue a las 15.00 horas, con 120 kilómetros de retenciones, y el sábado, entre las 11.00 y las 14.00 horas, con más de 60 kilómetros.

Más controles de velocidad en las secundarias

Para hacer frente a todos estos desplazamientos, la DGT centrará los controles de velocidad en las carreteras secundarias, según anunció este miércoles el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. En este sentido, el titular de Interior señaló que de los 260 personas que perdieron la vida en accidentes el verano pasado, 208 fallecieron en una de estas vías.

Tráfico lanza una aplicación para móviles para conocer las incidencias en carreteraTambién como novedad este año la DGT ha lanzado una aplicación para móviles, disponible para Android e iPhone, que permite comprobar las incidencias del tráfico, saber dónde hay tramos en obras, ver dónde están colocados los radares fijos y tener acceso a las cámaras de tráfico, entre otras funcionalidades.

La aplicación cuenta con una función, 'Mi ruta', que permite planificar una ruta determinada entre dos puntos de la geografía, con sistemas de geolocalización y actualización en tiempo real de la información. Además de informar de las incidencias del tráfico, de las obras, radares o visionado de las cámaras, ofrece mensajes sonoros de aquellas incidencias importantes que puede encontrar en la ruta definida en un radio de 4 kilómetros, para que la conducción sea más tranquila, cómoda y segura.

Por último, se puede configurar una función de aviso de 'Ya he llegado' con el mensaje que se quiera, y una vez en destino, automáticamente se envía dicho mensaje a través de SMS o mail a la lista de contactos que el conductor haya configurado.

En lo que va de año, han perdido la vida 475 personas en accidentes de tráfico en vías interurbanas, 127 menos —un 21 por ciento menos— que en el mismo periodo del año anterior, lo que, según el ministro, "estimula" al Gobierno a seguir trabajando. Así, ha afirmado que está "satisfecho de cómo está evolucionando la siniestralidad, aunque en ningún caso va a caer en la autocomplacencia".