Mariano Rajoy celebró el viernes una rueda de prensa en la sede del PP en Madrid, en la que expuso su visión de lo sucedido en su encuentro con el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero.

Rajoy repitió en numerosas ocasiones que el presidente le había informado de lo que él ha querido ("la información que él consideraba oportuna y conveniente") y que no le había dado certezas sobre los temas principales: la posibilidad de que Batasuna se presente a las elecciones, la convocatoria de la Mesa de Partidos y el supuesto encuentro del Gobierno y ETA hace sólo unos días.

A pesar de la falta de detalles, Rajoy manifestó que la reunión ha servido para algo. "Ha servido para dejar de forma clara una vez más cuál es mi posición", aseguró.

Para el líder del PP, ésta se resume en la necesidad de que se cumpla la ley y que el Gobierno le proporcione garantías sobre tres puntos principales: que Batasuna no se pueda presentar a las elecciones si ETA no anuncia su disolución, que no haya Mesa de Partidos, y que no se negocie ni se planteen contactos con la banda armada salvo los que puedan conducir a su disolución.

En cuanto a Navarra, Rajoy aseguró que la Mesa de Partidos no representa a la ciudadanía ("eso no es democracia", ha manifestado), y que la única institución representativa es el Parlamento.

El líder del PP volvió a insistir en que la política del PP es distinta de la del PSOE, "si es que éste la tiene" y que después de la reunión no ha percibido nada que le haga ser más optimista. La política del PP, dijo Rajoy, es la recogida en el Pacto de las Libertades y contra el Terrorismo.

A preguntas de un periodista, Rajoy afirmó que Zapatero no le ha confirmado que se haya producido ninguna reunión con ETA.

El Gobierno lo ve de otra forma

La visión de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega sobre el encuentro entre Zapatero y Rajoy fue bastante diferente, como dejó claro al término del Consejo de Ministros .

La vicepresidenta aseguró que ambos líderes intercambiaron y compartieron información y análisis y que la voluntad de Zapatero es y ha sido siempre, la de trabajar por el fin de la violencia.

Fernández de la Vega aseguró que los límites impuestos por Rajoy son ficticios, porque el Gobierno cumple siempre con la legalidad, tanto en lo que respecta a Navarra como a la posibilidad de que Batasuna pueda presentarse a las elecciones.

En este sentido, dijo también que la postura y los principios del Gobierno no han cambiado desde el primer día.

En cuanto a la Mesa de Partidos, dijo que el diálogo político se puede producir en muchos foros, pero que las decisiones sólo se toman en los Parlamentos.

Como ya sucediera con el ministro de Interior, la vicepresidenta volvió a hablar de cautela y prevención y no quiso confirmar or tanto si se habían producido contactos entre ETA y el Gobierno.