Detalle de un resto fósil del sauropodo Turiasaurus
Detalle de un resto fósil del sauropodo Turiasaurus riodevensis. (Francisco Moreno / Efe) Francisco Moreno / Efe

Los dinosaurios gigantes, de los que hasta ahora sólo se tenía conocimiento por los fósiles hallados en Asia y Africa, también vivieron en el continente europeo, según un estudio elaborado por paleontólogos españoles que trabajan en Teruel y que publica la revista científica Science.

Los paleontólogos Rafael Royo-Torres, Alberto Cobos y Luis Alcalá, de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis, del Gobierno de Aragón, han llegado a esta conclusión en el estudio que han realizado sobre el dinosaurio gigante descubierto en 2003 en la localidad de Riodeva y que han bautizado como Turiasaurus riodevensis.

36 metros de largo

La investigación concluye que los fósiles hallados en esta localidad del sur de la provincia de Teruel, de unos doscientos habitantes y situada a casi mil metros sobre el nivel del mar, pertenecen a un nuevo grupo de dinosaurios, los saurópodos de largos cuellos y colas, con un peso de cerca de 50 toneladas y una longitud de hasta 36 metros.

Eran herbívoros, vivían en grupos y se reproducían mediante huevos
Los científicos han dado a este nuevo tipo (género y especie) de dinosaurios europeos el nombre de
Turiasaurus riodevensis, de una estructura ósea y extremidades mucho menos evolucionadas que las reconocidas hasta ahora en el límite Jurásico-Cretácico.

Eran herbívoros, vivían en grupos y se reproducían mediante huevos; tenían andar cuadrúpedo, una sola garra en las patas delanteras y tres en las traseras, su cabeza era muy pequeña y su cuello y cola eran muy alargados.

El más grande de Europa

La investigación certifica que muchos de los elementos del Turiasaurus son comparables en tamaño a los más grandes saurópodos conocidos, como lo demuestra que, por ejemplo, su húmero mide 1,79 metros, una longitud similar al del Argentinosaurus (1,81 metros) y más largo que el de Paralititan (1,69 metros), otras especies descubiertas en el mundo.

La estimación del peso de este dinosaurio se sitúa entre 40 y 48 toneladas, lo que hace que, además de ser el más grande de Europa, sea el más pesado y sus dimensiones serían más grandes (tres metros más por cada lado) que las de una cancha de baloncesto.

Hasta este hallazgo, que se produjo en 2003 y fue dado a conocer a la comunidad científica internacional en febrero de 2004, no se habían encontrado fósiles de estos gigantes en Europa y sólo se sabía de restos en África y América.