La idea es que los participantes concentren su pensamiento en la paz, durante y después del orgasmo para aportar fuerza positiva al campo energético de la Tierra, indican en su web ( www.globalorgasm.org). Aunque la participación será prácticamente imposible de medir, un aumento de la natalidad en septiembre de 2007 podría ser señal de que la convocatoria fue todo un éxito.