El consejero de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, ha pedido "prudencia" a la hora de analizar las palabras del ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Manuel Soria, acerca del cese definitivo de actividad de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) anunciado este miércoles en el Congreso de los Diputados y ha asegurado que "aún no se ha dicho la última palabra" sobre la planta.

En declaraciones recogidas por Europa Press, Villanueva ha subrayado que las causas "económicas" alegadas por el ministro para el cierre definitivo, que se hará efectivo el próximo 6 de julio, aportan un "motivo de esperanza" para la continuidad de la central, ya que "no se refiere a la seguridad de la misma".

Por ello, ha insistido en que "no está concluido todo" y ha vuelto a reclamar la continuidad de Garoña por su "importancia" como fuente de producción eléctrica para España y como motor de "actividad económica y empleo" en la provincia de Burgos y, especialmente, en el municipio de Valle de Tobalina.

No obstante, ha admitido que desconoce cuáles podrían ser las vías que permitieran que Santa María de Garoña continuara operativa y si esto podría ocurrir en el corto plazo, pero ha recalcado que su departamento permanece "en permanente contacto" con el Ministerio que dirige José Manuel Soria.

Asimismo, ha abogado por esperar a conocer en profundidad las causas que justifican este cese de actividad y "analizar sus consecuencias" antes de emitir "una valoración correcta".

Finalmente, Tomás Villanueva ha instado a "agotar" todas las posibilidades para que Garoña siga activa antes de adoptar una decisión "irreversible".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.