Tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular, el tribunal ha condenado a 18 años de prisión a M.A.T.S. por el asesinato de su mujer el 30 de enero de 2011 en Campo de Criptana (Ciudad Real) al tiempo que se le priva de la patria potestad de su hija menor de edad.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el tribunal le ha impuesto, además, la prohibición de residir en Campo de Criptana, así como la prohibición de aproximarse a su hija a menos de doscientos metros y a comunicarse con ella durante 28 años y tendrá que indemnizarla con 150.000 euros, mientras que a la madre de la víctima y sus herederos lo hará con 75.000 euros, respectivamente.

La jueza considera probado que sobre las 13.30 horas del 30 de enero de 2011, M.A.T.S. aprovechó que su esposa estaba distraída con el ordenador para, por la espalda, golpearla con un jarrón en la cabeza que le produjo una disminución de conciencia durante la que la apuñaló cinco veces —cuatro por la espalda— hasta la muerte.

Con posterioridad, M.A.T.S., se lesionó a sí mismo con dicho cuchillo y a continuación saltó por la ventana de uno de los dormitorios de la vivienda, de forma que cayó al suelo y se golpeó con una de las barandillas de la entrada.

En la sentencia se reconoce que en el momento de los hechos presentaba una alteración psiquiátrica leve, "pero que no le impedía conocer la ilicitud y consecuencia de sus actos o que le impidiese evitar su comisión".

Por este motivo, se considera que el acusado es culpable de un delito de asesinato, por la alevosía con la que la mató dejándola desde el principio sin capacidad de defensa, con la atenuante analógica de confesión y la agravante de parentesco.