El Pleno de la Asamblea Regional ha debatido esta mañana, la Proposición de Ley de Reforma de la Ley 5/1994, de 1 de agosto, del Estatuto Regional de la Actividad Política, formulada por el Grupo Parlamentario Socialista. Al respecto, el viceportavoz, Francisco J. Oñate, ha manifestado que "precisamente ahora, que el modelo democrático español puede estar en cuestión, es momento de reformar determinados marcos legislativos".

Oñate ha defendido el modelo democrático como el mejor, "porque ha proporcionado a nuestro país décadas de libertad y progreso muy superiores a otros siglos de autocracia, dictadura y caciquismo".

El parlamentario socialista ha señalado que estamos ante una necesidad coyuntural, "porque hay que responder a una desafección y desconfianza que se ha ido generando entre la ciudadanía hacia el sistema democrático, y a la que habrá que responder desde muy distintas leyes y puntos de vista, una fundamental como es la denominada Ley de Transparencia".

Esta Proposición de Ley fue presentada por el Grupo Parlamentario Socialista hace meses en la Cámara y puede analizarse desde tres grandes líneas: por un lado, la transparencia de la Administración y el derecho de acceso, cuyo fin es reconocer que los verdaderos dueños de la Administración son los ciudadanos, según indican fuentes socialistas en comunicado.

Oñate ha explicado que "ahora que las nuevas tecnologías lo permiten, se trata de construir una administración pública de paredes y techo de cristal para que sea visible día a día lo que ocurre en su interior".

Además ha señalado que con esta Ley también se pretende "crear un antídoto contra la corrupción; es decir, quitar las alfombras para que no quede nada debajo, para eliminar cualquier mal uso de las Administraciones públicas".

En segundo lugar, esta ley persigue que las Administraciones públicas sean accesibles a todos los ciudadanos y fomentar su participación. "Queremos que la participación sea activa en decisiones fundamentales que adopta la Administración pública y no solo cada cuatro años en las urnas", ha agregado.

La tercera línea de esta ley sería la del "buen gobierno", que tiene dos vertientes: la de compromiso ético de la clase política, "declarar territorio nudista a los políticos y a las Administraciones públicas". Francisco J. Oñate ha precisado que se trata de "recuperar la confianza de los ciudadanos y demostrarles que quienes los dirigen no se están aprovechando de la actividad pública".

Y la segunda vertiente, tiene que ver con el compromiso de planificación de la gestión para evitar la arbitrariedad y la improvisación, es decir, para dar garantías de que los compromisos que se adquieren desde la política tienen valor. "Es preciso desarrollar normas que eviten el incumplimiento de las promesas electorales como está ocurriendo", ha apuntado.

Ponencia participativa

Ha añadido que el PSOE ha presentado una Proposición de Ley "hecha a conciencia", pero dispuesta a recibir aportaciones para hacerla más completa". Por ello, Francisco J. Oñate ha propuesto la constitución de una Ponencia en el seno de la Cámara en la que puedan participar, además de los grupos políticos, instituciones que tengan relación o interés con este tema y así elaborar la ley definitiva.

Por último, ha recordado que la Región de Murcia está a la cola en transparencia y "esta ley es una excelente oportunidad para dar el salto de tercera a primera división en índice de transparencia. Esperamos que el grupo mayoritario tenga esa disposición".

Consulta aquí más noticias de Murcia.