La Guardia Civil ha imputado a I.J.J. y T.R.E., de 31 y 35 años de edad respectivamente, tres delitos de hurto, uno de ellos en grado de tentativa, cometidos en una misma explotación agrícola de la localidad de Yunclillos (Toledo).

Cerca de la media noche del día 10 de mayo, una patrulla de la Guardia Civil de Bargas fue alertada por el propietario de una finca agrícola de que podía estar cometiéndose un robo en una de sus propiedades, que ya había sufrido otros dos robos en los que fueron sustraídos 140 aspersores de riego.

De esta manera, cuando la Guardia Civil se presentó en el lugar identificó a un hombre y a una mujer que se encontraban en el interior de esta finca, a la que habían accedido con un turismo junto a cuyo portón trasero había un aspersor de riego, aunque no había ningún objeto en su interior, tal y como ha informado en nota de prensa la Delegación del Gobierno.

El Grupo de Investigación de la Guardia Civil de Bargas y de Olías del Rey realizó inspecciones en varias chatarrerías y comprobó que las dos personas identificadas en la explotación agrícola habían vendido aspersores de riego, cuyas características y peso correspondía con los sustraídos en la finca, apenas unos días después de haberlas hurtado.

Finalmente, la Guardia Civil ha imputado a I.J.J. y T.R.E. tres delitos de hurto, uno de ellos en grado de tentativa. Asimismo, las diligencias instruidas por estos hechos han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Guardia de Illescas.

Consulta aquí más noticias de Toledo.