Los servicios de inteligencia de EE UU han confirmado este jueves que el régimen sirio de Bachar al Assad "ha utilizado armas químicas a pequeña escala contra la oposición en múltiples ocasiones durante el pasado año". Ha cifrado entre 100 y 150 el número de personas que han muerto a consecuencia de estos ataques.

Viola la línea roja que trazó el Gobierno estadounidenseLa información recabada por Washingon no demuestra, en cambio, el uso de este armamento por parte de los combatientes opositores. La Administración norteamericana ha anunciado que trasladará estos datos a sus aliados internacionales de cara a la toma de "decisiones".

El Ejército sirio "ha utilizado armas químicas, incluso el agente sarín, múltiples veces en el último año", lo que viola la "línea roja" que trazó el Gobierno estadounidense, según dijo durante una conferencia telefónica con periodistas Ben Rhodes, el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Rhodes aseguró que el Gobierno de Barack Obama tomará decisiones sobre cómo responder, según "nuestro propio cronograma".

Según el informe de la inteligencia estadounidense, transmitido al Congreso, entre 100 y 150 personas habrían muerto en ataques realizados con armas químicas hasta la fecha. "Nuestra comunidad de inteligencia tiene alta confianza en esta evaluación, dados las múltiples y variadas fuentes de información", indica el informe, que precisa que también ha contado con datos procedentes de otros países aliados como Francia o Reino Unido.

Los servicios de Inteligencia de Estados Unidos "han determinado que el régimen de Al Assad ha usado armas químicas, incluido sarín, contra la oposición en múltiples ocasiones el año pasado".

Obligaría a EE UU a reconsiderar su posición

Obama, ha advertido públicamente en varias ocasiones de que el uso de armas químicas por parte del régimen sirio supondría cruzar una "línea roja", que obligaría a Washington a reconsiderar su posición respecto al conflicto civil que sufre el país.

EE UU dará más apoyo a la oposición al régimen sirio

Tras conocerse la información, el senador republicano y excandidato presidencial John McCain insistió en la necesidad de establecer una zona de exclusión aérea en Siria para apoyar a los rebeldes.

En este sentido, Obama "ha tomado la decisión de dar más apoyo a la oposición, lo que implicará dar apoyo directo al Consejo Militar Supremo (SMC), eso incluye apoyo militar", dijo el viceconsejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes.

"No puedo detallar todos los tipos de ese apoyo por varias razones, pero baste decir que esto será distinto tanto en escala como en alcance".

El diario estadounidense USA Today ha confirmado con varios funcionarios que la ayuda incluirá armar a los rebeldes, aunque por el momento no se ha determinado con qué tipo de armamento, que debería ir acompañado de entrenamiento y podría ir desde armas ligeras o fusiles, hasta lanzagranadas y artillería antitanques.

Reino Unido: "hay un creciente cuerpo de evidencias"

Reino Unido, por su parte, coincide con Estados Unidos en su denuncia. Así lo ha explicado en una declaración el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, en la que señala que ha presentado a la ONU pruebas sobre el uso de estas armas y ha pedido una respuesta coordinada de la comunidad internacional.

Hague hizo esta declaración antes de que el primer ministro británico, David Cameron, reciba este domingo en Londres al presidente ruso, Vladímir Putin, para abordar la grave situación en Siria.

Hague se mostró a favor de "hacer más para salvar vidas" y presionar a Asad para que acepte "negociar seriamente"El jefe de la diplomacia británica dijo que la crisis exige una respuesta "fuerte, decidida y coordinada" de la comunidad internacional y se mostró a favor de "hacer más para salvar vidas" y presionar a Asad para que acepte "negociar seriamente". También resaltó la necesidad de hacer un esfuerzo para impedir el aumento del radicalismo y el terrorismo e impedir que Asad utilice armas químicas "contra su propia población".

Poco antes un portavoz del mismo Ministerio aseguraba que "hay un creciente cuerpo de evidencias convincentes" sobre el uso de armas químicas por parte del régimen sirio en el marco de la guerra civil.

OTAN: "Es completamente inaceptable"

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha advertido al régimen de Al Assad de que el uso de armas químicas es "completamente inaceptable y una clara violación" del Derecho Internacional.

"Esto es una cuestión de gran preocupación. La comunidad internacional ha dejado claro que cualquier uso de armas químicas es completamente inaceptable y una clara violación del Derecho Internacional. Saludo la declaración clara de Estados Unidos", ha manifestado en una breve comparecencia ante la prensa.

Rasmussen ha dejado claro que "es urgente que el régimen sirio conceda acceso a Naciones Unidas para investigar todas las informaciones sobre utilización de armas químicas".

Una nueva fase de la guerra

El rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) ha dado la bienvenida a la decisión estadounidense de prestarles ayuda militar y señaló que, aunque llega tarde, supondrá el inicio de una nueva fase en la lucha para derrocar al régimen.

El portavoz del Mando Conjunto del ELS, Fahd al Masri, dijo que con esta medida se corrigen "errores" pasados en el respaldo de EEUU a los rebeldes y se abre "una nueva etapa en el conflicto sirio".

El rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) ha dado la bienvenida a la ayuda militar"EEUU ha tomado la decisión de armar a los rebeldes después de que varias fuerzas extranjeras empezaran a injerir en Siria", dijo el portavoz, que denunció el apoyo al régimen de Damasco de Irán el grupo chií libanés Hizbulá, combatientes chiíes iraquíes y Rusia.

La medida también ha sido adoptada, según Al Masri, después de que "el régimen superará las líneas rojas", en alusión al uso de armas químicas confirmado por Washington. Aunque EEUU no ha especificado la magnitud de la anunciada ayuda militar, el portavoz rebelde estimó que sus fuerzas recibirán armamento antiaéreo y contra vehículos blindados.

Preguntado por si han presentado garantías a Washington de que las armas no caerán en manos extremistas, una de las principales preocupaciones de Occidente, Al Masri apuntó que esto no es necesario porque "EEUU y los países europeos saben perfectamente a quién van a dar armas en Siria". En opinión de Al Masri, con este paso de EEUU comienza "la cuenta atrás para el fin del régimen" del presidente sirio, Bachar al Asad.