Juicio contra los 'casuals'
El juicio contra los 'casuals', la rama más violenta de los 'Boixos Nois', tiene lugar en la sala polivalente de la Audiencia de Barcelona. GUILLEM SÀNCHEZ /ACN

La Audiencia de Barcelona ha condenado al líder de la facción más violenta de los 'Boixos Nois', Ricardo Mateo, a doce años y nueve meses de cárcel, lejos de los 120 años que solicitó el Ministerio Público en el juicio. En cualquier caso, el tribunal mantiene la prisión provisional tanto para él como para David Rodríguez, Enrique Pérez y Juan Sánchez, condenados a entre seis y diez años de prisión.

En una sentencia de 292 páginas que ha notificado este miércoles, la Sala rebaja notablemente la petición del fiscal y condena a 19 de los 29 procesados, de los que una decena han sido absueltos. Además, decreta la libertad sin finaza para Efrén Simón Suárez y César Iván Muñoz, condenados a penas menores por asociación ilícita.

En concreto, Mateo ha sido condenado a doce años y nueves meses de cárcel por un delito consumado de lesiones con objeto concretamente peligroso, otro de lesiones con arma blanca, robo con violencia en concurso con usurpación de funciones públicas, un delito contra la administración de justicia, otro contra la salud pública, tenencia ilícita de armas prohibidas y asociación ilícita. Además, deberá pagar 7.400 euros de multa y 2.520 de indemnización.

El tribunal también ha impuesto penas de entre ocho y diez años y medio de prisión a otros cuatro acusados mientras que las penas del resto de condenados oscilan entre uno y cinco años de prisión. Asimismo, deberán pagar varias multas e indemnizaciones a sus víctimas.

El 31 de mayo finalizó el accidentado macrojuicio contra 29 'casuals' por extorsión a discotecas, palizas por encargo y narcotráfico. En su último turno de palabra, seis de los procesados se declararon inocentes mientras que otros, como César Iván M. mostró su "gratitud" al tribunal y a su presidenta por "su honorabilidad y su 'savoir faire' por su excelente equilibrio mostrado a la hora de aplicar orden, rigor y mano izquierda".

Cuatro días antes, se produjo un altercado dentro de la sala con una tangana entre 'casuals' y los Mossos d'Esquadra, aunque la magistrada permitió que los acusados siguieran en la sala pese a la petición de la Fiscalía de expulsarlos.

Agresiones en discotecas y juzgados

La sentencia recoge episodios como la agresión que sufrió un portero de una discoteca barcelonesa el 19 de marzo de 2006, al que tres de los procesados dieron puñetazos y golpearon con una barra de hierro. Además, "cuando los 'casuals' iban este establecimiento provocaban altercados", igual que en otros locales tanto de Barcelona como de poblaciones como Castelldefels. En uno de ellos, tras varios incidentes violentos se sustituyó a los vigilantes por personal de seguridad extranjeros.

Otra de las agresiones tuvo lugar el 15 de diciembre de 2008 en la puerta de los juzgados. Tres hombres esperaban a primera hora de la mañana para asistir a una subasta que se iba a celebrar en el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Barcelona y cuatro 'casuals' propinaron una paliza a uno de ellos para que no participaran en la venta.

Actuaban sobretodo en discotecas pero también en centros comerciales o ante los juzgadosLa resolución da cuenta también de las lesiones que sufrió un joven el 14 de junio de 2009 en un parque acuático, donde fue acorralado y golpeado por varios 'casuals' hasta que uno de ellos, David Rodríguez, le asestó un navajazo. Eso sí, como en otras ocasiones, llamaron a los responsables de seguridad del complejo para pedir disculpas y preguntar si les iban a denunciar. De hecho, las víctimas no siempre denunciaban o decían no reconocer a los agresores.

El tribunal también declara probado que, el 13 de noviembre de 2009, uno de los procesados junto a otras dos personas no identificadas se hicieron pasar por Mossos d'Esquadra para abordar a un joven que, supuestamente vendía droga, y robarle 1.500 euros en un centro comercial de Gavà.

La policía encontró importantes sumas de dinero en efectivo y sustancias estupefacientes durante el registro de los domicilios de los procesados. También se encontraron bufandas y banderas con leyendas antilaporta, antipericas, antimadridistas y de los 'Boixos Nois', así como distintas armas, como un revólver, pistolas, espray de defensa ilegal, machetes, porras, llaves pugilato, navajas o una defensa eléctrica.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.