Disturbios en Barcelona
Decenas de manifestantes increpan a los mossos d'esquadra en Barcelona. Alberto Estévez / EFe

El Juzgado de Instrucción 24 de Barcelona ha decidido mantener imputados por su posible responsabilidad en la pérdida del bazo de un joven —presuntamente de un pelotazo de los Mossos d'Esquadra— a los dos agentes que también están siendo investigados en el caso de Ester Quintana, han explicado a Europa Press fuentes judiciales.

En cambio, el juez instructor ha retirado los cargos contra 11 de los 22 policías imputados por el caso del joven al que los antidisturbios presuntamente reventaron el bazo con una pelota de goma durante la huelga general del 29 de marzo de 2012. Entre los que siguen imputados están los dos mossos también supuestamente responsables de que Quintana perdiese el ojo en la siguiente huelga general, el 14 de noviembre.

Así lo ha decidido después de ver unas grabaciones de los incidentes que le han permitido descartar la participación de 11 de los agentes y centrarse en otros tantos que viajaban en dos furgonetas en concreto, han relatado fuentes judiciales.

La intención del juez es afinar aún más su investigación y acabar centrándose en los dos escopeteros y los dos mandos de estas dos furgonetas a las que presuntamente pertenecían los agentes que dispararon al hombre sobre las 21.10 horas del 29 de marzo de 2012 en la confluencia de las calles Balmes y Gran Via.

Los incidentes sucedieron cuando el joven se dirigía desde su casa a la de una familiar, sin haber participado en la protesta, y los vídeos de que dispone el juez del caso muestran cómo en ese momento se dispararon pelotas en ese punto, aunque no recogen el momento de la lesión.

Los 22 agentes que en principio estaban imputados declararon hace 15 días en el juzgado de instrucción y admitieron que se habían disparado pelotas de goma pero ninguno se reconoció en las imágenes ni haber lanzado la que presuntamente hirió al joven.

Tras archivar la causa contra varios agentes, ha decidido mantener los cargos contra el subinspector y el escopetero de los Mossos del caso de Quintana, que perdió el ojo supuestamente por un proyectil de los antidisturbios en los alrededores de Paseo de Gràcia.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.