El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, apunta a la existencia de indicios de los que se desprende que el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, han tenido "decisiva e imputable intervención" en las negociaciones previas del evento Valencia Summit, por el que el Instituto Nóos percibió alrededor de tres millones de euros públicos.

En el auto que ha dictado este miércoles para proponer al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) que asuma la competencia para instruir esta parte del caso Nóos, resolución a la que ha tenido acceso Europa Press, el juez asevera que ya cuando acordó la fianza civil de 8,2 millones para los exresponsables de Nóos Iñaki Urdangarin y Diego Torres, manifestó que había indicios "razonables" de que en Valencia "había tenido lugar una serie de hechos de apariencia delictiva".

Así las cosas, el magistrado justifica que entonces los hechos se centraban en la intervención que en ellos habían protagonizado ambos exsocios, "no porque se estimara que los indicios de criminalidad recayeran exclusivamente sobre ellos, sino sencillamente porque eran el obligado centro de atención", ya que la Fiscalía había pedido fianza sólo para los dos imputados "y carecía de sentido" que la caución "se hiciera extensiva a la directa alusión a otras personas respecto de las que ninguna petición se había planteado".

Consulta aquí más noticias de Valencia.