El municipio de Salou (Tarragona) multará con 300 euros los casos de 'balconing' que se registren al municipio, después de que el Pleno haya aprobado este miércoles incorporar un nuevo artículo a la ordenanza de civismo y convivencia para sancionar personas que hagan "una utilización indebida de los espacios o elementos de cualquier edificio público o privado, incluyendo los establecimientos destinados en un uso turístico, que pongan o puedan poner en peligro la seguridad propia o la de terceras personas".

Fuentes del Ayuntamiento de Salou han explicado a ACN que conductas como el 'balconing' —una práctica llevada a cabo mayoritariamente por jóvenes y que consiste al saltar de un balcón a otro o a la piscina desde grandes alturas–, no es habitual en el municipio.

No obstante, el pasado 3 de abril, un joven británico de 21 años participando en el Saloufest y con resultó herido de gravedad al precipitarse, de madrugada, desde un balcón del edificio de apartamentos donde se alojaba.

No se consideró un episodio de 'balconing' porque el chico, que presentaba signos evidentes de embriaguez, cayó al intentar escalar por la fachada hasta el tercer piso porque se había dejado las llaves dentro de la habitación.

En cualquier caso, con esta modificación el consistorio quiere impulsar una normativa por "prevención". Las sanciones sobre el 'balconing', tipificadas como "graves" y otras conductas similares, quedan recogidas en un nuevo apartado del artículo 18 del ordenanza municipal vigente. Entrarán en vigor este mismo verano.

Sin embargo, hace dos años sí se produjo un caso de 'balconing'. El 13 de junio e 2011, la Policía Local sorprendió a un joven irlandés saltando de terraza en terraza en un hotel de Salou. El joven, que había bebido alcohol, fue multado con 300 euros por esta práctica temeraria.

Hay que recordar que, el marzo del año pasado, el Ayuntamiento ya modificó el ordenanza de civismo para sancionar con multas de hasta 400 euros aquellas personas que no respeten la prohibición de bañarse con bandera roja, así como también hacer cualquier actividad lúdica o de recreo —alquiler de motos de agua o alquiler de patines, entre otros–.

Hace unos días, el Ayuntamiento de Lloret de Mar (Girona) también prohibió el 'balconing' y prevé multas de hasta 1.500 euros para quienes realicen esta práctica que, el año pasado se cobró tres víctimas mortales.

El consistorio quiere mejorar la seguridad ciudadana y la calidad turística del municipio tras los altercados registrados en verano de 2011 y el año pasado ya aprobó una ordenanza más restrictiva para combatir el 'turismo de borrachera'.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.