El Gobierno de Colombia y las FARC llegan a un acuerdo sobre el reparto de la tierra

  • Es el primer punto de la agenda de los diálogos de paz y se considera el origen del conflicto armado en el país.
  • Ambas partes también han consensuado aspectos como programas de desarrollo con enfoque territorial, infraestructura y adecuación de tierras.
  • La sociedad colombiana ha celebrado el acuerdo, con excepción de los ganaderos.
  • El acuerdo también ha sido aplaudido por EE UU.
El exvicepresidente de Colombia y jefe negociador del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle, llega al Palacio de Convenciones de La Habana (Cuba).
El exvicepresidente de Colombia y jefe negociador del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle, llega al Palacio de Convenciones de La Habana (Cuba).
EFE

El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC anunciaron este domingo que han llegado a un acuerdo sobre el problema de la tierra, el primer punto de la agenda pactada para los diálogos de paz. Se trata de un acuerdo que ha sido celebrado por el Gobierno y la sociedad colombiana con la excepción de los ganaderos, poseedores de grandes extensiones de territorio y que calificaron la decisión de "desafortunada".

El problema del injusto reparto de la tierra en Colombia es el origen de un conflicto armado que dura casi 50 años, y a él se ha referido el presidente Juan Manuel Santos, que calificó de "paso fundamental" el anuncio.

"Celebramos, de veras, este paso fundamental en La Habana hacia un pleno acuerdo para poner fin a medio siglo de conflicto", dijo Santos a través de las redes sociales, para enfatizar: "continuaremos con el proceso con prudencia y responsabilidad".

El acuerdo se dio a conocer en un acto en el Palacio de Convenciones de La Habana en el que estuvieron presentes los negociadores del Gobierno y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y representantes de los países garantes del proceso (Cuba y Noruega) y de los acompañantes (Venezuela y Chile).

El Gobierno y la guerrilla han llegado a acuerdos sobre aspectos como el acceso, reparto y uso de la tierra, las tierras improductivas, la formalización de la propiedad, la frontera agrícola y la protección de Zona de Reserva, según un comunicado conjunto leído por los representantes de los países garantes en este proceso de paz, Carlos Fernández de Cossío, de Cuba, y Dag Mylander, de Noruega.

Las partes también han logrado consensuar aspectos como programas de desarrollo con enfoque territorial, infraestructura y adecuación de tierras y el impulso al desarrollo social en el campo en áreas como la salud, educación, vivienda y la erradicación de la pobreza.

El acuerdo, denominado 'Hacia un nuevo campo colombiano: reforma rural integral', supondrá "el inicio de transformaciones radicales de la realidad rural y agraria de Colombia con equidad y democracia", según el comunicado conjunto.

Para los negociadores de paz, este acuerdo "está centrado en la gente, el pequeño productor, el acceso y distribución de tierras y la lucha contra la pobreza, el estímulo a la producción agropecuaria y la reactivación de la economía del campo".

De esta forma, el Gobierno y las FARC cerraron el noveno ciclo del proceso de conversaciones que se retomarán el 11 de junio con una nueva ronda en la que tratarán sobre la participación de las Farc en la vida política de Colombia una vez que se alcance la paz.

Los ganaderos se lamentan

Las muestras de satisfacción contrastaron con las declaraciones del presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), José Félix Lafaurie, quien consideró desafortunado el acuerdo.

"Desafortunadamente las FARC terminan llegando a un acuerdo en esta materia", dijo Lafaurie, al precisar que el modelo que necesita Colombia "de cara a los grandes mercados" nada tiene que ver "con la visión reduccionista de las FARC", al lamentar que el Gobierno haya dado "legitimidad" a la guerrilla.

"Histórico e irreversible"

El presidente del Senado y articulador de las Mesas Regionales de Paz, Roy Barreras, lo calificó de "histórico" e "irreversible".

"Se superó el premio de la montaña. Ahora vienen las etapas contrarreloj de aquí a noviembre", dijo Barreras en un símil ciclístico por los éxitos logrados por los ciclistas colombianos en el Giro de Italia, que terminó hoy.

Barreras insistió en la necesidad de acelerar el proceso para lograr un entendimiento definitivo antes de fin de año, ya que ahora quedan otros temas también importantes por negociar: participación política, narcotráfico, víctimas y dejación de las armas.

Desde la oposición, la exsenadora y líder del movimiento izquierdista Marcha Patriótica, Piedad Córdoba, también celebró el acuerdo y se congratuló porque, al fin, se "reconozca" a los campesinos.

Las reacciones llegaron también desde el exterior, en el caso de  Estados Unidos a través de su embajador en Bogotá, Michael McKinley, quien expresó su satisfacción a través de su embajador en Bogotá, Michael McKinley, quien expresó su satisfacción.

"Es un avance alentador que estas negociaciones van a llevar al fin del conflicto en Colombia", manifestó McKinley en el aeropuerto militar de Catam, justo cuando llegaba el vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, para una visita oficial a Bogotá que comienza mañana.

Otros gobiernos que difundieron mensajes de solidaridad con el pueblo colombiano y se congratularon del acuerdo fueron el venezolano y el boliviano, entre otros

Mostrar comentarios

Códigos Descuento