Bachar Al Asad
El presidente de Siria, Bachar Al Asad. GTRES

El pleno del Parlamento Europeo (PE) ha pedido al presidente sirio Bachar al Asad que entregue el poder "de inmediato" para que pueda producirse en el país una transición pacífica y democrática protagonizada por los propios sirios.

En una resolución conjunta de los grupos mayoritarios del PE, los eurodiputados expresaron su "honda preocupación" por la actual crisis humanitaria en Siria y las repercusiones en el ámbito de los países vecinos y en especial por la "aceleración" del éxodo de refugiados.

Rusia y China deben asumir su responsabilidad para poner fin a la violencia En este sentido, pidieron a los gobiernos de la región que acojan refugiados y que se defiendan los principios de no devolución e igualdad de trato de los refugiados.

Igualmente reiteraron su condena "con máxima firmeza" a "la brutalidad y las atrocidades cometidas por el régimen sirio contra la población del país".

El PE recordó al gobierno de Al Asad que "la responsabilidad principal de garantizar el bienestar de su población". Así, la resolución pide "a todos los agentes armados que pongan fin a la violencia en Siria inmediatamente" y que las violaciones de derechos humanos cometidas en los últimos dos años sean llevadas ante la justicia.

Más allá, se mostraron partidarios en la línea de los llamamientos de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACDH) para que se lleve la situación de Siria a la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya.

El PE pidió a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y "en particular a Rusia y China", que "asuman su responsabilidad para poner fin a la violencia y la represión contra el pueblo sirio". Los eurodiputados consideran que para ello deberían apoyar una resolución que ordene entregas de ayuda humanitaria en todas las regiones sirias.

Por otro lado, la resolución apoya la petición conjunta del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y del ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergey Lavrov, para convocar lo antes posible una conferencia internacional de paz sobre Siria, partiendo de la Conferencia de Ginebra de junio de 2012.

Cien muertos de Hizbulá en los últimos meses

Casi a la vez de que se divulgara la resolución, se conocía un informe del Observatorio Sirio de Derechos Humanos que indicaba que al menos 104 supuestos miembros del grupo chií libanés Hizbulá, aliado del régimen de Bachar al Asad y apoyado por Irán, han muerto en los últimos meses en Damasco y en la provincia central de Homs.Al Asad ha logrado avances gracias al apoyo de Hizbulá e Irán

Durante una reunión ayer en Ammán, los países integrantes del grupo Amigos de Siria, que incluye a EEUU, el Reino Unido, Arabia Saudí y Turquía, entre otros, instaron a la organización chií y a Irán a que retiren inmediatamente a sus milicianos del territorio sirio.

En el comunicado final del encuentro, los ministros de Exteriores de esos estados denunciaron la presencia de combatientes extranjeros en las filas del régimen de Damasco, lo que consideraron "una intervención flagrante en el territorio sirio y una amenaza seria para la estabilidad de la región".

En una rueda de prensa previa a la reunión, John Kerry reconoció que las fuerzas de Al Asad han logrado algunos avances sobre el terreno, gracias al apoyo de Hizbulá y de Irán, cuya acción está "contribuyendo significativamente a la violencia".