Industria textil
La crisis ha demostrado que los países que mejor han resistido han sido los industrializados. EFE

La industria textil podría relocalizar en España la mitad o más de la producción que se llevó a otros países hace unos veinte años, lo que podría permitir crear entre 60.000 y 100.000 empleos, pero para hacerlo habrá que volver a montar fábricas, lo que requiere de una financiación que ahora no llega.

En los 90, el sector empleaba en España a unas 400.000 personas, mientras que ahora la cifra se reduce a 166.000, ha explicado el presidente de la Federación Española de Empresas de Confección (Fedecon), Ángel Asensio, quien ha subrayado que las firmas se llevaron fuera el 70 % de la producción por la pérdida de competitividad del país.

En los 90, el sector empleaba en España a unas 400.000 personas, mientras que ahora la cifra se reduce a 166.000 Ahora que las empresas quieren retornar a España gran parte de esa producción se encuentran con que no pueden hacerlo porque no hay industria y por ello la están llevando a países próximos como Portugal o Marruecos, que no han perdido capacidad productiva.

"En España hubo una destrucción masiva de tejido empresarial y, ahora, cuando se quiere retornar mercancía nos encontramos con que no hay suficiente industria para poder atenderla", ha lamentado.

Entre los factores "coyunturales" que invitan a la relocalización destaca el encarecimiento de la mano de obra en China, a lo que se suma que en ese país ha surgido una potente clase media de alto poder adquisitivo que obliga a que gran parte de la producción se destine a atender al mercado interior.

La caída del consumo reduce la demanda

Además, con la crisis y la caída del consumo, las series son cada vez más cortas y hace menos rentable producirlas fuera, según Asensio, quien ha apuntado que cada vez son más las compañías que apuestan por la producción de proximidad que permite adaptarse de forma más rápida y ágil a los gustos de los consumidores.

En muchos casos, el consumidor está dispuesto a pagar más por un producto si sabe que es español Otro factor muy importante, en este caso más estructural, es el cambio de mentalidad entre los usuarios, que ahora consideran que producir fuera perjudica al país y al empleo, y que en muchos casos está dispuesto a pagar más por un producto si sabe que es español, porque entiende que así defiende la economía nacional.

Estas circunstancias han provocado que en los últimos años los fabricantes de moda hayan relocalizado en España y, sobre todo, en países como Portugal, Marruecos, Túnez o Turquía el 15 % de la producción que en su día se llevaron al exterior, principalmente a Asia.

"Uno de los problemas de todo el sistema empresarial es la falta de liquidez que se ha producido estos años por la crisis financiera, esto ha estrangulado a la economía española", según Asensio, quien ha subrayado que a la falta de financiación hay que sumar la desindustrialización que sufrió España décadas antes.

Financiación para relanzar el sector

Ante esta situación, el sector ha pedido al Gobierno, en el marco de la Mesa de la Moda, que se cree una línea de financiación al sector con garantía del Estado, a través de la Compañía Española de Reafianzamiento (CERSA), que prime el retorno de producción. La crisis ha demostrado que los países que mejor han resistido han sido los industrializados, ha apuntado el presidente de Fedecon, que considera que un país sin industria "no tiene estabilidad y no puede diversificar el riesgo".

La crisis ha demostrado que los países que mejor han resistido han sido los industrializados En este sentido, ha criticado que durante años en España se dedicara la mayoría del crédito y del empleo a la construcción, provocando la especulación y el "desastre" que siguió al pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

España tiene que apostar por devolver al país la producción de productos en los que el origen de la prenda aporta un valor añadido al cliente, ha insistido Asensio, quien ha reconocido, no obstante, que es difícil que retorne la fabricación de básicos, como una camiseta blanca, muy sensibles al precio.

En Reino Unido, el Gobierno ha impulsado un plan para promover el regreso de la producción textil al país con el objetivo de crear unos 200.000 puestos de trabajo, ha apuntado Asensio, quien ha asegurado que aquí se podrían recuperaran entre 60.000 y 100.00 empleos.