La diosa Cibeles ya tiene un buen motivo para sonreír. Alrededor de las nueve de la mañana de este martes, su estatua, situada en el centro neurálgico de Madrid capital, fue testigo directo del parto de un bebé.

Todo comenzó cuando la madre, de 27 años y origen dominicano, cogió un taxi en Vallecas para que la acercara al hospital Gregorio Marañón. Estaba de parto y era urgente, pero a la mitad de camino el taxi tuvo que parar junto a un equipo de la Policía Local apostado al lado de la estatua para que atendiera a la madre.

El taxi la llevaba al hospital, pero tuvo que parar junto a la estatua de la diosa"La Policía llamó al Samur y la ambulancia llegó a los pocos minutos. El parto fue muy rápido y la mujer dio a luz allí mismo, en la ambulancia aparcada junto a la estatua", ha explicado a 20minutos.es un portavoz de Emergencias Madrid.

Tanto la madre (era su cuarto parto) como la niña, que ha pesado dos kilos y 800 gramos, se encuentran ingresadas en la Maternidad del Gregorio Marañón y en perfecto estado. La recién nacida se llamará Lady.

Consulta aquí más noticias de Madrid.