Alyssa Milano, en una imagen de 'Infieles'.
Alyssa Milano, en una imagen de 'Infieles'. SONY

Alyssa Milano se mete en la piel de una abogada de exitosa carrera que decide entregarse a los brazos de otros hombres en Infieles (Mistresses), una serie que la actriz define como un "culebrón de mujeres con agujeros en su vida que están intentando llenar".

Una buena chica que toma una mala decisión y con la que esta actriz, a la que se recuerda por su papel de Phoebe en Embrujadas, se identifica por lo mucho que antepone su trabajo a otros aspectos de su vida.

La serie explora "los problemas sexuales y las tentaciones que cualquier mujer vive a diario", dice Milano"Me parezco a Savannah en la devoción que siente por su carrera que eclipsa otras partes de su vida, y en la lealtad que tiene a sus amigas", ha dicho en una entrevista.
 
Savannah está a punto de formar una familia con su marido, Harry, pero sus problemas de fertilidad se han llevado el romanticismo de la relación haciendo que se sienta atraída por Dominic, un compañero del trabajo.

Milano, sin justificar el comportamiento de su personaje, entiende que el matrimonio de la abogada "se ha vuelto monótono" y por eso "está desesperada por volver a sentir su lado sexual de nuevo".

Infieles es la versión americana de la serie homónima británica que protagonizaba Sarah Parish. La actriz que hizo de enfermera en Noche de fin de año no vio la versión británica porque quería ser capaz de dar su propio toque al personaje protagonista, "sin ideas preconcebidas".

A pesar de que sus series preferidas son Homeland y Breaking Bad, Milano cree que "Infieles" hace un excelente trabajo diseccionando "los problemas sexuales y las tentaciones a las que una mujer de cualquier lugar se ve sometida a diario".