Tanquetas y vehículos militares custodian la escena de los atentados
Un agente policial patrulla por la calle Boylston de Boston. Tanquetas y vehículos militares custodian la escena de los atentados de Boston, donde murieron tres personas y más de 145 resultaron heridas por la explosión de dos bombas durante la maratón de la ciudad. Matthew Cavanaugh / EFE

Los investigadores del FBI indicaron este martes que han identificado a un sospechoso de colocar una de las dos bombas que estallaron  el lunes en la línea de meta del maratón de Boston, aunque un caótico día repleto de confusión no ha aportado todas las respuestas que los vecinos de la ciudad esperaban.

Una cámara de vigilancia en la tienda Lord&Taylor, justo frente al lugar de la segunda explosión, grabó a una persona cuando depositaba una mochila negra, que supuestamente contenía la olla a presión repleta de explosivos y metralla que detonó poco antes de la tres de la tarde entre el público al paso de los corredores.

Según la CBS, la imagen de la cámara de seguridad ha marcado como sospechoso a un hombre que en el momento del atentado llevaba una gorra blanca, sudadera gris y chaqueta negra.

El alcalde de Boston, Thomas Menino, indicó a las televisiones locales que ese vídeo ha dado un empujón a la investigación y se están realizando "progresos importantes", después de que el martes el FBI, encargado de las pesquisas, pidiera la cooperación ciudadana por la falta de pistas.

En este sentido, solicitaron a los espectadores del maratón vídeos y fotografías en los que pudiese aparecer el responsable.

Pese a estos avances, el FBI decidió retrasar dos veces y posteriormente cancelar la rueda de prensa que tenía prevista, algo que hace sospechar que los investigadores extreman la cautela antes de anunciar a los medios progresos concretos.

Sin detenidos

No obstante, el Departamento de Policía de Boston y el FBI han aclarado que las autoridades no han realizado ningún arresto, pese a las informaciones publicadas previamente por varios medios de comunicación estadounidenses. "Pese a las informaciones de lo contrario, no ha habido ningún arresto por el ataque en el maratón", ha escrito la Policía en su cuenta de Twitter.

Los ciudadanos han enviado un vídeos y fotografías donde pudiese aparecer el responsable

Dos días después del atentado, los habitantes de Boston fijaron su atención en los televisores de sus casas, cafeterías y restaurantes cuando las cadenas CNN y Fox News anunciaron que las autoridades habían detenido a un sospechoso.

La información fue desmentida por la policía de Boston poco después de conocerse. "Pese a los reportes, no ha habido un arresto por los ataques del maratón", indicó el departamento de policía en un mensaje en Twitter.

La portavoz del FBI, Katherine Gulotta, dijo en un comunicado que "en el último día y medio, ha habido una variedad de informaciones de prensa basadas en fuentes de información no oficiales e imprecisas. Estas noticias tienen consecuencias inesperadas".

Por esa razón, el FBI pidió a los medios que verifiquen y contrasten la información con los canales oficiales, algo que demuestra el tiento con el que está intentado proceder en la investigación.

Los vecinos de Boston viven con ansiedad esta incertidumbre y aunque poco a poco la ciudad recupera la normalidad y el perímetro de seguridad se ha vuelto más limitado, los ciudadanos se resisten a olvidar.

Evacuación de los Tribunales

En plena confusión, a la que se suman las noticias sobre las cartas con veneno enviadas a la Casa Blanca y el Congreso en Washington, la precaución llevó a las autoridades de la ciudad a evacuar los tribunales federales por una amenaza de bomba.

Precisamente, en esos tribunales era en los que se estaban congregando curiosos y periodistas a la espera de que el sospechoso que algunos medios estadounidenses daban por detenido fuera llevado al lugar.

Al grito de "código rojo" los policías despejaron la zona, pese a que finalmente no se hallaron explosivos.

Mientras tanto, los hospitales de Boston ya han dado de alta a cerca de 100 heridos, aunque aún permanecen en estado crítico 17 personas, algunas de ellas niños de corta edad con graves heridas y amputaciones.

Por otro lado, este mismo miércoles los investigadores han hallado una olla a presión de fabricación española y de la marca Fagor que hasta el momento es la única pista material para tratar de reconstruir los atentados que ocurrieron durante el Maratón que celebraba la ciudad.