Es cierto que los cinturones de seguridad reducen las probabilidades de morir en un accidente de tráfico, pero la estadística no lo es todo.

Según el artículo The hidden danger of seat belts -el peligro oculto de los cinturones- publicado hoy en la revista The Time, una investigación realizada por un especialista revela que el uso de estos puede degenar en una forma más imprudente de conducir.

John Adams, experto en análisis de riesgos y profesor del University College London no las tenía todas consigo sobre la eficacia de los cinturones, por lo que un buen día hace ya 25 años comenzó a estudiar las estadísticas en más en 18 países y vio que no había muchas diferencias entre usarlo y no usarlo.

Teoría de la compensación de riesgo

Su interpretación se basa en la teoría de la compensación de riesgo, la cual consiste en que los individuos ajustan su modo de actuar dependiendo del riesgo que perciban.

El peligro no se mide sólo en números
Así, los conductores que se sienten más seguros en realidad podrían estar aumentando la inseguridad -por su forma de conducir- de otros conductores, ciclistas, peatones... e incluso el de sus propios pasajeros y el suyo mismo.

Lo esencial de su teoría es que el riesgo no son sólo números, sino que hay una multitud de los factores que entran en el juego (emocionales, físicos, etc).

Tráfico no lo valora

20minutos.es ha intentado encontrar la postura de la Dirección General de Tráfico (DGT) ante el estudio de Adams, pero el organismo ha evitado valorarlo por su desconocimiento y remite a las campañas de Tráfico sobre la importancia vital del uso del cinturón al volante.